Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricardo Costa se convierte en "el diputado número 98"

Ricardo Costa, número dos del PP valenciano hasta que Génova (sede nacional del partido en Madrid) forzó su defenestración hace una semana, se convirtió en el diputado número 98. Costa abandonó ayer, forzado por su partido, el sillón de portavoz parlamentario del PP en las Cortes Valencianas que pasó a ocupar su compañero Rafael Maluenda.

El nuevo portavoz, que aún insiste en que el cambio de estado de Costa es "provisional", asignó a su defenestrado compañero un escaño en la segunda fila tras la retahíla de responsables del grupo parlamentario. Sin embargo, Costa, convertido en chivo expiatorio del caso Gürtel por haber plantado cara a la dirección del PP, exigió que le ubicaran en el último escaño de la última fila de la bancada popular. En el escaño que lleva el número 98.

Un escaño que quedó vacío, porque Costa estuvo ausente durante todo el pleno. El PP justificó el vacío en que Costa está preparando su defensa ante el Comité de Derechos y Garantías de la dirección nacional, que preside el diputado Alfonso Fernández Mañueco.

Leire Pajín

Por otra parte, el Boletín Oficial de las Cortes Valencianas publicó ayer el dictamen favorable para el nombramiento de la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, como senadora territorial en sustitución del ya dimitido Andrés Perelló.

Tanto Pajín, como su suplente, José María Ángel, cumplen los requisitos pero el PP ha presentado un escrito en el que pide la comparecencia de Pajín en la comisión del Estatuto de los Diputados para conocer sus compromisos en la defensa de los intereses de la Comunidad Valenciana.

Es la primera vez que un aspirante a senador territorial ha de someterse por imposición de un grupo político a un examen de "valencianía". La Mesa de las Cortes tendrá ahora que decidir sobre el escrito del PP y, posteriormente, la presidenta de la Cámara, Milagrosa Martínez, se pondrá en contacto con Leire Pajín para fijar la fecha de la comparecencia.

El mismo boletín de la Cámara publica también una proposición de ley del Grupo Popular para reformar la normativa de designación de los senadores territoriales.

El objetivo de esta reforma es introducir la obligatoriedad de que comparezcan todos los aspirantes a senadores territoriales propuestos por los grupos parlamentarios. Esta iniciativa pretende vestir el bloqueo que el PP ha hecho de la elección de Leire Pajín como senadora territorial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de octubre de 2009