Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo 1.200 parados solicitaron la ayuda de 420 euros el primer mes

La existencia de la 'renta básica' resta atractivo a la medida

Hasta el 30 de septiembre, sólo 1.266 parados han solicitado en Euskadi la nueva ayuda para personas desempleadas y sin recursos puesta en marcha por el Gobierno central, una cifra que queda lejos de los 10.000 posibles beneficiarios en la comunidad autónoma que algunas fuentes estimaban, teniendo en cuenta sólo a aquellos parados que han dejado de recibir la prestación por desempleo el 1 de agosto. En toda España los solicitantes han sido hasta la fecha unos 52.000.

"La incidencia de la medida en Euskadi va a ser muy limitada, porque la red de protección social ya es muy amplia en la comunidad autónoma". La consejera de Trabajo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, explica que su departamento ya preveía que la prestación tendría menos incidencia en el País Vasco que en el conjunto de España, ya que en Euskadi existe una medida, la llamada renta básica o renta de garantía de ingresos (RGI), que supera ampliamente la cuantía de la ayuda aprobada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y ambas son incompatibles. El departamento espera menos de 5.000 solicitantes para finales de año, incluidos aquellos que se quedaron en paro el pasado 1 de enero y tendrán derecho a pedir la ayuda cuando las Cortes aprueben la ampliación del periodo temporal pactado por el Gobierno y casi todos los partidos de la oposición.

Los sindicatos creen que no son realistas las previsiones sobre posibles perceptores

La RGI supone una ayuda de 640 euros al mes, que puede llegar a los 910 para unidades de convivencia de tres o más miembros. Además, tiene una vigencia de dos años, mientras que la prestación de los 420 euros tiene una duración tasada de seis meses. Sin embargo, la consejera sí piensa que esta medida tendrá sus perceptores en Euskadi, si bien su impacto será mucho más reducido que en el resto de España, ya que existe "una horquilla" entre los requisitos de una y otra. La RGI impone unos topes de ingresos más severos que la nueva ayuda para los desempleados que ha agotado el subsidio de paro. "Lo importante en estos momentos es que haya una red de cobertura de ingresos, y esta medida contribuye a completarla", recalca la consejera, quien añade que tener esta parte de las políticas sociales doblemente cubierta le permite a su departamento adelantar trabajo en políticas de "activación" y reincorporación de personas al mercado laboral.

Los sindicatos nacionalistas ELA y LAB critican la ayuda del Gobierno central por "improvisada" y cicatera y recuerdan que el salario mínimo está por encima de los 620 euros, por lo que no le auguran demasiada incidencia en el País Vasco. CC OO concede que este subsidio "va en la dirección correcta", pero mantiene que es insuficiente e incompleto y que pocos vascos se podrán acoger a él "mientras no se eliminen algunos requisitos"; por ejemplo, que los posibles perceptores tengan más de 45 años, o menos de esa edad si soportan cargas familiares. El cálculo de posibles beneficiarios, según este sindicato, está hinchado, ya que "se suman a todos los parados que han dejado de cobrar la prestación por desempleo, sin tener en cuenta los requisitos puestos por el Gobierno para cobrar la ayuda".

UGT es el único sindicato que no le saca pegas a la medida y mantiene que el número de solicitantes se disparará a lo largo de los próximos meses, ya que "la renta básica deja fuera a mucha gente". El número de parados en Euskadi ronda los 120.000, de ellos y unos 30.000 no perciben ninguna prestación por desempleo, según datos de Empleo y Asuntos Sociales. El Gobierno estima en unas 50.900 personas el número de perceptores de RGI este año. Esta cifra que supone un ascenso notable en relación con los últimos años (entre 2006 y 2008 las personas beneficiarias pasaron de 33.800 a 39.700).

Requisitos de la RGI

- Disponer, entre todos los miembros de la unidad de convivencia, de unos recursos económicos mensuales inferiores a la cuantía de renta básica (unos 640 euros por familia).

- Ser mayor de 23 años o menores que se encuentren en una situación de especial necesidad (como ser huérfanos, discapacitados o tener personas a su cargo).

Requisitos de los 420 euros

- El solicitante no puede disponer de recursos superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional. (468 euros por persona).

- Haber agotado la prestación de desempleo desde el 1 de agosto. (Se modificará para que sea desde el 1 de enero).

- Estar inscritos como demandantes de empleo y comprometerse a participar en "itinerarios de inserción laboral".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 2009

Más información