Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialistas y centro-derecha empatan en las municipales

El Partido Socialista (PS) y el Partido Social Demócrata (PSD), de centro-derecha, quedaron prácticamente empatados en las elecciones municipales celebradas ayer en Portugal, lo que, en la práctica, supone un claro avance de los socialistas, en sintonía con la victoria obtenida en las legislativas del pasado 27 de septiembre.

Escrutado en torno al 90% de los votos, el PS obtenía 126 ayuntamientos, el PSD 121 y el Partido Comunista, 27. El resto de fuerzas políticas apenas cuenta en el poder municipal. La abstención superó el 40%.

António Costa (PS) fue reelegido alcalde de Lisboa derrotando al ex alcalde y ex primer ministro Pedro Santana Lopes. En Oporto, Rui Rio (PSD) seguirá al frente del ayuntamiento, sin dar opción a la candidata socialista, la eurodiputada Elisa Ferreira.

En otros grandes centros urbanos, las cosas seguirán como estaban. En Oeiras, en la periferia de Lisboa, Isaltino Morais (23 años en el cargo), antiguo militante del PSD y hoy independiente, ganó con claridad, sin que la reciente condena a siete años de prisión por evasión, abuso de poder, corrupción y lavado de dinero haya hecho mella en su popularidad. En Setúbal, la comunista Maria das Dores Meira tenía garantizada su permanencia como alcaldesa, y en Matosinhos el socialista Narciso Miranda se alzó con el triunfo.

La jornada electoral registró un incidente grave, digno del Far West, cuando antes de la apertura de los centros de votación hubo un tiroteo entre un candidato del PS y el marido de una alcaldesa del PSD, que murió en el acto. Ocurrió en la pequeña localidad de Ermelo, en el norte y, según la Policía, el intercambio de disparos se produjo por "cuestiones políticas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 2009