Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación del 'caso Gürtel'

El sastre informativo de Camps

El sumario revela que el ex director general de Canal 9 era clave para la trama

"Pedro quiere ser director de Canal Nou". La anotación que figura en la carpeta rotulada Temas Valencia, que incautó la policía en el piso de seguridad de la trama Gürtel, con fecha 6 de abril de 2004 como "asuntos a despachar por Paco Correa" resultó profética. Pedro García Gimeno, Peter en algunas grabaciones policiales, fue nombrado director general de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) dos meses después.

La misma carpeta contenía una orden: "Álvaro que se vaya para allá". Álvaro Pérez, El Bigotes, ya había registrado Orange Market en Valencia en julio de 2003, un mes después de que Francisco Camps ganara por primera vez las elecciones autonómicas con mayoría absoluta.

Peter y El Bigotes se conocían desde hacía tiempo. Cuando José María Aznar avanzaba hacia su primera victoria electoral en 1996, el Valencia CF cedió su estadio al PP para un apoteósico acto electoral. Eduardo Zaplana, Rita Barberá y Manolo Escobar actuaron como teloneros. "¡Sólo soy un hombre honrado con un proyecto para España!", proclamó Aznar ante 55.000 asistentes. En primera fila, Julio Iglesias. Y entre bambalinas El Bigotes y Peter, a la sazón, jefe de prensa de Zaplana.

La televisión pública valenciana ha creado una realidad paralela sobre el caso

Pedro García conocía tan bien a El Bigotes que no se arriesgó a contratar con él

Pedro García aseguró ayer que no coincidió con El Bigotes en Mestalla, pero no oculta su amistad con Álvaro Pérez. Fue padrino del bautizo de su hija el 8 de febrero, horas después de que la policía hubiera registrado por primera vez la sede de Orange Market en Valencia.

No era para menos. En diciembre de 2007, Vicente Cotino, presidente de Sedesa, una de las cinco constructoras que la brigada contra el blanqueo apunta como pagadoras de facturas que Orange Market había girado al PP de la Comunidad Valenciana, recogió a Pedro García, lo condujo a su jet privado y ambos volaron hasta Marrakech. Allí les esperaban El Bigotes; Miguel Perelló, un productor que ha recibido 12 millones de euros en subvenciones de la Generalitat para rodar películas sobre Blasco Ibáñez o Severo Ochoa, entre otros; o Arturo Blanch, empresario de comunicación, especialista en eventos y adjudicatario de contratos por cerca de dos millones de euros desde la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana. Celebraban el 40º cumpleaños de Peter. La fiesta se prolongó todo el fin de semana.

"Fue una sorpresa que organizó mi mujer, cada uno pagó lo suyo y todos los asistentes son amigos míos personales", justificó Pedro García cuando trascendió la noticia en marzo pasado.

Peter conocía tan bien a El Bigotes que se cuidó mucho de contratar nada con Orange Market durante los cinco años en los que ejerció como director general de RTVV. Apenas la disposición de unas mesas para un telemaratón que hicieron falta a última hora, y un detalle: la esposa de El Bigotes, Noemí Ramal, participó en una gala de Nochevieja emitida por Canal 9.

Eran colegas hasta en el sentido profesional. Ambos eran creadores de imagen. Uno le regalaba trajes al presidente valenciano y el otro era su sastre informativo. El jefe de prensa de Zaplana, director de comunicación de José Luis Olivas y director de la RTVV con Francisco Camps ha creado una realidad paralela. En los informativos de Canal 9, Camps jamás fue imputado por ningún juez: simplemente acudió al juzgado para aclarar unas cosas que nunca pasaron de ser dos o tres trajes y siempre con todo el respaldo de Génova, sede del PP nacional.

Pero, como en toda película, hay buenos y malos. El día en que Camps salía de la sede del Tribunal de Justicia de la Comunidad Valenciana acompañado de Rita Barberá y sus tres vicepresidentes, y decía estar muy contento porque por fin había aclarado todo con una turba de incondicionales blandiendo senyeres al fondo, Jorge Alarte, secretario general del PSPV, era objeto de "diligencias prejudiciales" por parte de la fiscalía por contratar a una abogada en el Ayuntamiento de Alaquàs sin respetar la bolsa de trabajo.

Pedro García es protagonista o aludido decenas de veces en el sumario del caso Gürtel. El 28 de agosto renunció al cargo.

Noticias que no existen para Canal 9

El 9 d'Octubre, día de la Comunidad Valenciana, todas las televisiones de España anticiparon a primera hora de la tarde que Ricardo Costa, secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, estaba en la cuerda floja. Francisco Camps anunció su destitución antes de las diez de la noche. En Canal 9 nadie se dio por enterado del asunto.

Jaume Muñoz, miembro de Intersindical en el comité de empresa de RTVV, cuenta por qué la televisión autonómica sirve de esa manera a los intereses de Francisco Camps. "Han creado dos redacciones paralelas. Los fijos en plantilla, o colaboran o son arrinconados, y han contratado a mucha gente, muchas veces de forma irregular. En la radio, todos los editores de noticias tienen contrato de guionistas, no son ni siquiera periodistas".

Ximo Clemente, presidente de la Unió de Periodistes, lamenta que "la televisión pública valenciana no cumpla su objetivo fundamental, que es informar". Y asegura que la información que ofrece Canal 9 "va contra los valores esenciales de un pueblo democrático que quiere ser moderno y avanzado".

Nuria Espí, diputada autonómica socialista, ha exigido explicaciones a Pedro García no ya por la "falta de pluralidad" de Canal 9, sino por "la falta de veracidad" de sus informativos.

El ex director general de la televisión autonómica pública siempre ha contestado ante la comisión parlamentaria de control de RTVV que las apreciaciones sobre los contenidos de los informativos son subjetivas. Ayer reiteró el mismo comentario y remitió a sus declaraciones previas.

Espí recuerda que en Canal 9 "no hay ningún programa de debate, nunca hemos podido explicar a los valencianos nuestra postura sobre el agua, las infraestructuras ni sobre ningún otro asunto de interés". Y denuncia que la gestión es pésima. RTVV arrastra una deuda de 1.200 millones de euros. "El departamento de propaganda es la consejería más cara del Gobierno autonómico".

Amadeu Sanchis, miembro de Esquerra Unida en el consejo de administración de RTVV, dice que "Canal 9 es la televisión privada del PP". "El nuevo canal que ofrece información 24 horas y emplea a 70 profesionales no informó sobre el cese de Costa". Sanchis reclamó, además, "una auditoría sobre los cinco años de gestión de Pedro García".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de octubre de 2009

Más información