El goteo de pateras que no cesa

En apenas dos años la provincia de Alicante se ha consolidado como punto de llegada de pateras. Igual que en septiembre de 2007, cinco pateras han alcanzado estos días la costa alicantina. La quinta patera que arriba desde el lunes se detectó en la madrugada de ayer, llegó al Cabo de Huertas de Alicante y supuso la detención de siete inmigrantes. El arresto de los sin papeles se produjo en tierra firme. Un vehículo de la policía nacional que realizaba un servicio de paisano en la zona encontró a un grupo de inmigrantes, con la ropa empapada y desorientados. La detección conllevó el aviso a otras unidades policiales, la búsqueda del punto de procedencia de los inmigrantes -que resultó ser una patera semihundida- y la detención de hasta seis extranjeros en la zona. Horas más tarde se encontró a un séptimo inmigrante en El Campello, a pocos kilómetros del punto de llegada. Estos arrestos suman ya 35 esta semana, mientras que hace dos años apenas se logró localizar a cinco inmigrantes de los que alcanzaron las playas.

Siete representantes de Cruz Roja atendieron a los inmigrantes en la comisaría provincial de Alicante. Estaban "muy cansados" pero su estado de salud es bueno, explicaron fuentes de la organización humanitaria. Entre los detenidos hay dos menores de 16 y 17 años, añadieron las mismas fuentes.

Las circunstancias que rodearon la detección de la patera en la madrugada de ayer avivaron las críticas del Consell. El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, puso en duda el Servicio Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) y exigió que este sistema se refuerce con un aumento de la vigilancia y de los medios. "Parece un chiste que justo unos días después de que se anunciara a bombo y platillo la instalación del SIVE en la Comunidad es cuando más pateras están llegando", esgrimió Castellano.

Fuentes de la subdelegación del Gobierno en Alicante, sin embargo, insistieron en la eficacia del SIVE para detectar las pateras y prueba de ello, argumentaron, es que se ha logrado detener a los inmigrantes que han ido llegando estos días hasta las costas alicantinas.

El Gobierno presentó el SIVE en sociedad la semana pasada. El sistema, formado por cuatro radares fijos y uno móvil, consta de sensores equipados con visión nocturna infrarroja con capacidad para detectar las embarcaciones hasta a 40 millas náuticas de la costa. Los radares fijos están en Cabo Roig (Orihuela), el cabo de Santa Pola, Serra Gelada (Benidorm) y el cabo de San Antonio (Dénia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de octubre de 2009.