Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BANDA SONORA

Savia nueva del sur

Un grupo 'indie' de Carabanchel y una 'rapera' de Leganés ganan un concurso para descubrir nuevos talentos musicales

Será en el Palacio de Vista Alegre el próximo miércoles, día 14. En el descanso del partido de baloncesto de la Liga ACB Real Madrid-Lagun Aro, cinco chavales (por ahora desconocidos) con camisetas a cuadros, zapatillas All Star y descarada pose indie se plantarán en el centro de la cancha e interpretarán su tema Obsession.

Que a cuento de qué viene esto: esa canción es la elegida por el equipo blanco para sonar como himno durante toda la temporada. Los responsables de la pieza son los madrileños You Don't Know Me, que asimismo se alzaron con el triunfo en el concurso Puro Cuatro , apartado rock, organizado por la cadena Cuatro para descubrir nuevos talentos musicales. La coincidencia en el tiempo de estos dos acontecimientos no es casual: la banda apunta muy buenas maneras. En el apartado de hip-hop se llevó el premio gordo la rapera Anyta Meneiro, otra joven promesa madrileña.

"Rosendo es una leyenda. Un respeto", dice un miembro de la banda

"Intento rebelarme ante este mundo injusto con mis letras", afirma Anyta

Rosendo Mercado no lo sabe, pero se ha cruzado muchas veces en su Carabanchel con unos chavales que pueden molarle mucho. No interpretan ni rock urbano ni cantan en castellano, asuntos que domina como nadie el fundador de Leño. Sin embargo, ese rock urgente y de influencia británica de You Don't Know Me seguro que contaría con el beneplácito de Rosendo. Y se han visto mucho porque los miembros de You Don't Know Me también viven en Carabanchel. "Nos cruzamos mucho por el barrio. Nunca le hemos entrado. Está claro que no tenemos mucho en común con su música, pero, ojo, es una leyenda, un respeto", afirman estos cinco jóvenes.

Cuando los colegas de You Don't Know Me (en traducción al castellano, No me conoces) visitaron el local de ensayo del grupo lo bautizaron como el zulo. Cómo describirlo: un trastero destartalado situado donde se pierde la calle de General Ricardos, entre Carabanchel y Leganés. "Es un cobertizo chungo con muchas arañas instalado en un polígono", describe Pablo, el bajista. Pero barato. Si un local compartido con otras bandas cuesta unos 450 euros al mes, ellos apoquinan sólo 175 euros. "Además, es para nosotros solos. Una neverita con muchas cervezas es nuestra única compañía", señalan.

Los componentes del grupo se mueven entre los 20 años del benjamín y los 27 del mayor, y todos trabajan: fotógrafo, dependiente en una tienda, técnico en electromedicina (repara material médico)... Alguno se encuentra en paro. "Si alguien lee esto y me puede dar curro que me llame", se ofrece el guitarra, Iván. Los cinco pasan los fines de semana en los locales indies de la ciudad, el Low, Costello, Tupperware... "Nos gusta el pop alternativo. Apenas escuchamos música española, por eso cantamos en inglés, como nuestras influencias: Joy Division, The Strokes, Franz Ferdinand o Bloc Party". Estas idas y venidas por la ciudad inspiran sus textos. Álex, el letrista: "Las sensaciones de una ciudad tan estresante como Madrid tienen reflejo en las canciones. Me obsesiona, por ejemplo, el tiempo. Te pasas la vida viajando (en metro, en autobús, en coche...). Esto hace que no tengas el control de tu tiempo".

Un poco más al sur de la Comunidad de Madrid se encuentra Anyta Meneiro. En Leganés recaló hace nueve años desde Gijón y se quedó por dos razones: le convenció la ciudad y encontró el amor. Anyta rapea, muy bien, y está convencida de que tener su casa en Leganés Norte le llena de inspiración: "Vivir en un lugar tan mestizo te da una visión de la vida mucho más universal".

Anyta, de 29 años, no entendía nada cuando le informaron de que había ganado el concurso Puro Cuatro, al que se presentaron 1.500 grupos. Ella no había movido ni un dedo. Fue su hermana Sonia la que, sin notificárselo, envió el vídeo con la canción al concurso. "Es que ella es muy parada. Tiene muchísimo talento, pero hay que animarla", señala Sonia. A su lado, Anyta no la contradice. Trabaja de contable y cuando llega a casa compone. Cuenta con unos 30 temas. "No hago sólo rap. Me gusta mezclar el hip-hop con el rhythm and blues o el funk", comenta, y apunta sus influencias: La Mala Rodríguez y Ari en España, y Mary J Blige y Ashanti de los internacionales. "Es importante hablar de la hipocresía del mundo, de los aspectos marginales de la sociedad. Intento rebelarme ante este mundo injusto por medio de mis letras", apunta la cantante. Melena rubia y zapatos de tacón de leopardo, esta rapera heterodoxa busca diversión los fines de semana en Móstoles, en locales como La Chilloutería o Blazing Fire.

Los dos triunfadores de Puro Cuatro pasean en el Templo de Debod para las fotos de esta información. Coinciden en sus aspiraciones: vivir en breve de la música. Al tiempo...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 2009