El Palau de la Música retira la ópera de Chapí que censuró

Cambió la letra para no citar a Cataluña y a los catalanes

El Palau de la Música decidió ayer posponer la interpretación en versión concierto de la ópera Roger de Flor, prevista dentro de los actos del centenario de la muerte de su autor, Ruperto Chapí (Villena, 1851-Madrid, 1909), y programada para el próximo día 8 dentro de los actos con motivo del 9 d'Octubre, antes que renunciar a interpretar la obra sin censurar. La polémica estalló la semana pasada cuando salió a la luz que el director de la Orquesta de Valencia, Miguel Ángel Gómez Martínez, dio instrucciones durante los ensayos para eliminar referencias a Cataluña y a los catalanes. Finalmente, en vez de optar por programar la obra tal y como la concibió el autor, la dirección del Palau Música ha preferido aplazar, sin fecha prevista, el concierto para, según un comunicado, "dar la categoría y repercusión que esta obra se merece, y evitar polémicas innecesarias en un día tan importante para todos los valencianos". Eso sí, fuentes del auditorio del Ayuntamiento de Valencia explicaron que cuando más adelante se programe la obra será ya en su versión original. "El 9 d'Octubre es un día muy complicado", alegaron.

La obra de Chapí censurada y ahora retirada aborda la historia del caballero Roger de Flor, capitán de los 4.000 almogávares que lucharon al lado de los bizantinos contra los turcos en el siglo XIV. Casado con María de Bulgaria, sobrina del emperador bizantino Andrónico II, Roger de Flor fue asesinado por el hijo de aquel durante un banquete, hecho que desató la denominada "venganza catalana" que arrasó Tracia y Macedonia. En ese contexto, y puesto que los almogávares eran mercenarios aragoneses y catalanes que habían conquistado Valencia y Mallorca para la Corona de Aragón, no parece coherente sustituir referencias como pueblo catalán por valenciano y soldados catalanes por aragoneses.

La bisnieta de Chapí, María Ángeles Tejedor, mostró ayer a Europa Press su satisfacción por la retirada de la obra ya que, aunque se trata de una "noticia triste", se eliminan "susceptibilidades" y "lo más importante es que el arte no se politice". El concejal socialista Juan Soto denunció el "agravio y desprecio a los autores de la obra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de octubre de 2009.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50