Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo renuncia al Rico Pérez en Rabassa y a recalificar en el actual

La alcaldesa de Alicante asegura que sólo exigirá la rehabilitación del recinto

En poco menos de un mes, la última propuesta urbanística del Ayuntamiento de Alicante se queda en agua de borrajas. La alcaldesa Sonia Castedo, del PP, anunció ayer molesta, al término de un agrio pleno, y tres semanas después de proponer un nuevo Rico Pérez en Rabassa, que renuncia a levantar un nuevo recinto y también a recalificar terrenos junto al actual para facilitar su rehabilitación. Castedo aseguró que se limitará a exigir a Aligestión (propietaria del Hércules y de la que es accionista Enrique Ortiz) que se cumpla "escrupulosamente" el contrato de compraventa del estadio, de 2007, que preveía 4,2 millones para rehabilitarlo. Sólo dejó la puerta abierta a un aparcamiento subterráneo y afirmó que seguirá "peleando" para que se construya un nuevo Rico Pérez en su actual ubicación.

Castedo, que ha barajado varias opciones para levantar un nuevo Rico Pérez, culpó del bloqueo a la oposición socialista de la que aseguró no estar dispuesta a recibir "más insultos ni insinuaciones" al tratar de hacer algo "bueno". Defendió también que tomó la idea de otras ciudades como Elche o Barcelona. Pese a ello, la decisión se produce tras semanas de críticas y en plena polémica por el caso Gürtel, ya que el informe de la brigada policial de blanqueo contiene indicios de la participación de diversas empresas, entre ellas la de Ortiz, en la financiación ilegal del PP valenciano.

El Rico Pérez fue uno de los tres puntos del pleno sobre Ortiz y que motivó críticas e indirectas entre populares y socialistas, así como referencias más o menos explícitas al promotor. Fue el que encendió la traca. "No he firmado nada en una servilleta, lo que no sé señor Moreno es si usted intentó compartir con alguien una servilleta y no le dejaron", espetó Castedo al portavoz socialista.

Tras el pleno, la alcaldesa fue preguntada por su posible implicación en el caso Gürtel, pero dijo que ella no habla de insinuaciones y aseguró no saber nada.

Por otro lado, ayer Vecinos por Alicante solicitó a la Fiscalía Anticorrupción que investigue un posible trato de favor del equipo de gobierno a Ortiz en torno a la remodelación del Rico Pérez.

Idas y venidas con el estadio del Hércules

- 11/05/2007: Aligestión, participada por Enrique Ortiz, compra al Ayuntamiento de Alicante el Rico Pérez (donde juega el Hércules) por 7,8 millones y compromete 4,2 millones en su rehabilitación en cuatro años. Ese año Ortiz presenta un plan para remodelar el campo que incluye, entre otros, una nueva área comercial de 30.000 metros cuadrados cuyas plusvalías ayudarán a pagar la obra.

- 09/09/2009: Castedo hace público que ha propuesto a Ortiz levantar un nuevo Rico Pérez en Rabassa, donde quiere instalarse Ikea. La operación incluía la anulación de la zona comercial junto al antiguo estadio, que volvería a manos del consistorio, y la recalificación del terreno que lo rodea a residencial para que las plusvalías de las viviendas ayudaran a pagar el nuevo recinto.

- 22/09/2009: Castedo estudia realizar una fuerte remodelación del estadio actual Rico Pérez o incluso un nuevo recinto donde está la actual ubicación, y para ello menciona que baraja compensar a Ortiz con parte del suelo que quedará liberado al soterrar las vías del tren a su entrada en Alicante.

- 29/09/2009: La alcaldesa renuncia al nuevo estadio en Rabassa y dice que se limitará a exigir que se inviertan los 4,2 millones para rehabilitar el actual. La zona quedará como "verde y deportiva" y no habrá recalificaciones. No renuncia a lograr un nuevo estadio en la misma ubicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de septiembre de 2009

Más información