Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sean Penn, fin de trayecto

Robin Wright cierra la puerta a su enésima reconciliación con el actor

Para alguien que huye de las etiquetas, es curiosa la cantidad de ellas que aparecen junto al nombre de Sean Penn. Está la de "actor rebelde" y la de "estrella aunque no quiera" desde que se dio a conocer con Taps en 1981. Ganador de dos premios Oscar, por Mystic river y este año con Mi nombre es Harvey Milk, está el Penn polémico en sus viajes por Cuba, Irak o por la Venezuela de Hugo Chávez; el que tiene problemas controlando su genio y sus adicciones o el del loco matrimonio de cuatro años con Madonna.

Claro que desde hace 20 años, desde que conoció a la también actriz Robin Wright en el rodaje de El clan de los irlandeses, Penn nos había acostumbrado también a ese otro apelativo: el de padre de Dylan Frances y Hopper Jack y el de esposo. Eso sí, a trancas y barrancas, a juzgar por la cantidad de veces que el matrimonio se separó y se volvió a juntar, fue un enlace duradero teniendo en cuenta que la pareja contrajo matrimonio en 1993.

El artista tiene dos filmes por estrenar, uno de ellos junto a Naomi Watts

En 1995 parecía que la unión se había acabado cuando el actor se enamoró de Jewel, pero un año más tarde la familia Penn estaba de nuevo junta. Y juntos capearon el secuestro a mano armada de Robin cuando conducía con sus dos hijos en Santa Mónica (EE UU), la muerte primero del padre de Penn y luego de su hermano Chris, o los otros muchos problemas en una relación que, según Wright, tenía una "química peculiar". Pero, como declara la actriz este mes en la revista More, a sus 43 años ya está muy mayor para estas cosas. "Siempre he esperado que las cosas ocurran. Ya no. Sé la dirección en la que quiero ir y el que esté a bordo puede venir conmigo", afirma críptica en unas declaraciones que dejan bien claro quién no estará a bordo. A juzgar por las últimas fotos del actor de 49 años, su crisis de los 40 le ha puesto rumbo en dirección a los brazos de la modelo negra Jessica White, de 25.

No es el primer amor de Penn en los últimos 12 meses, un año en el que han sido tan frecuentes sus supuestas citas clandestinas como sus peticiones de divorcio y subsecuentes reconciliaciones con Wright. El amigo de Jack Nicholson y Warren Beatty fue visto en 2008 con la también modelo Petra Nemcova y los rumores de su relación con Natalie Portman fueron desmentidos este año con rapidez por la propia intérprete.

En diciembre de 2007, Penn y Wright volvían a solicitar el divorcio, pero cuatro meses más tarde detenían el proceso legal. Wright compareció junto a Penn en la última entrega de los Oscar para ser la primera en celebrar junto a él su victoria. Una nueva muestra de amor que acabó de inmediato, porque para abril estábamos de nuevo en las mismas.

Finalmente, el 12 de agosto Penn y Wright ponían fin a su matrimonio con una solicitud de divorcio. A su paso por el Festival Internacional de Toronto (que concluye el sábado) para presentar su nuevo estreno, The private lives of Pippa Lee, la actriz se paseó por la alfombra roja de rompe y rasga, vestida de cuero y bien entallada. Sin palabras dejó claro que una nueva etapa acaba de comenzar. Por su parte, el distanciamiento de Penn del cine parece tan acabado como su matrimonio, a juzgar por los dos proyectos que tiene por estrenar, el filme de Terrence Malick The tree of life y Fair hame, junto a Naomi Watts.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de septiembre de 2009