Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMÓRIAM'

Rafael Tejero, un militar por la libertad

Rafael Tejero Casajús, teniente coronel de Infantería y uno de los más activos miembros de la Unión Militar Democrática, (UMD) falleció en Madrid el 10 de septiembre con 67 años, tres meses después de ver con satisfacción cómo el Congreso de los Diputados aprobaba una resolución en la que instaba el Gobierno a rendir homenaje a la UMD, organización militar antifranquista cuyos miembros fueron, unos, juzgados y condenados, y otros, como él, perseguidos y postergados.

Nacido en Madrid en 1942, en algunos círculos militares, y también civiles, era conocido como Tejero el bueno, para evitar confusiones y, desde que salió teniente, al principio de los sesenta, se comprometió con la lucha por las libertades. Eso ya le costó traslados y arrestos. Pasó un mes en el castillo de Santa Catalina (Cádiz), por algunas amistades peligrosas, como la del psiquiatra y militante de izquierdas Castilla del Pino o el magistrado Juanjo del Águila, quien, junto al viejo socialista José Luis Romero, fue soldado suyo en Córdoba. Y nunca le olvidaron.

Cuando se fundó la UMD, se unió a ella de inmediato y puso su corazón -en el que cabía cualquier persona de bien, pensara como pensara- en todas sus actividades dentro de la organización. En el Sáhara, a donde fue voluntario con la División Acorazada con motivo de la Marcha Verde -otros compañeros más patriotas se quedaron en sus cómodos destinos en la Península-, desarrolló una gran actividad, y la prensa internacional pensó que el Sáhara estaba plagado de miembros de la UMD. Hasta el Rey le comentó al ministro de Asuntos Exteriores, José María de Areilza, que había que tener cuidado con la salida de las tropas del territorio "porque había mucha UMD". Palabra de Rey, gracias al gran farol de Tejero el bueno.

Disuelta la UMD, siguió con su lucha incansable. Denunció conspiraciones golpistas, por su cuenta o dentro del Grupo Saconia de policías y militares que evitaron golpes de Estado en marcha en la División Acorazada y la Brigada paracaidista en 1980. Fundador de la Asociación Foro Milicia y Democracia (FMD), fue su alma para organizar sus actividades y lograr que el Congreso aprobara una resolución reconociendo y agradeciendo la actuación de la UMD en la Transición. "Ahora nos queda ver qué hace el Gobierno", dijo hace poco. Eso no lo verá en vida, pero quienes tuvimos el honor de llamarle amigo y estar en su lucha a su lado, no lo olvidaremos jamás. Porque Rafael Tejero, Tejero el bueno, no tenía este alias sólo para distinguirlo de otros, sino porque era, en efecto, un hombre bueno. Por eso, y por lo que hizo y representó, sus compañeros de la UMD nunca le olvidaremos. Te debemos mucho, Rafa, y nunca sabremos como pagártelo.

Fernando Reinlein es teniente coronel de Infantería y ex miembro de la Unión Militar Democrática.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 2009