Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paro total de la bajura de la ría de Vigo contra la marina de Massó

"Queremos un mar limpio para trabajar en él, no indemnizaciones"

Toda la flota de bajura de la ría de Vigo, incluyendo bateeiros y mariscadores, secundó ayer el paro convocado por la cofradía de Cangas contra el puerto deportivo que promueve Residencial Marina Atlántica en el litoral de O Salgueirón, los terrenos que utilizó la histórica conservera Massó Hermanos. Más de un centenar de barcos de todo porte se concentró ayer frente a los aún admirables vestigios de la conservera para reclamar a bocinazos que "de una vez por todas" se paren las obras. La ejecución del espigón de la marina -180 metros ría adentro desde el muelle de la ballenera- estragaría un banco marisquero próximo y alteraría drásticamente el régimen de corrientes de la ría, con consecuencias imprevisibles sobre su producción pesquera. Por eso se paró ayer.

Abucheos a Táboas y Lobeira, que pidió la retirada "de este proyecto aberrante"

"Marina Atlántica sabe que va a hacer daño, y por eso tiene ese aval o fondo de garantía. Pero nosotros no queremos cuartos y que siga haciendo daño. Queremos un mar limpio para trabajar en él", afirmó Evaristo Fernández, patrón mayor de la cofradía canguesa, acompañado por sus colegas de otras cofradías de las rías de Vigo y Pontevedra a bordo de un bateeiro habilitado para la prensa. "No estamos solos, tenemos el apoyo de todas las cofradías de Galicia y estamos dispuestos a todo: este puerto no se hará", aseguró.

La niebla matinal que se asentó en la ría impidió una concentración mayor de embarcaciones "porque para las artesanales de otros puertos, sin la tecnología necesaria, es un riesgo grande", explicó Fernández. Pero el ambiente de la parada recordaba el festivo de las romerías del Carmen. Con pancartas contra la alcaldesa, Clara Millán, por no actuar contra las obras, y contra Caixanova, accionista mayoritario de Marina Atlántica, al que le cambiaron el logo por Caixarouba (miembros del Foro Social de Cangas abortaron la retirada de esas pancartas en tierra, encargada por la entidad de ahorros a personal de otra empresa no identificada).

Junto al concejal de urbanismo, Mariano Abalo, la representación política más ostensible fue la del BNG, con los diputados Teresa Táboas, Bieito Lobeira y Olaia Fernández. Los dos primeros fueron hostigados con abucheos y gritos de "hipócritas" al embarcar y desembarcar en el bateeiro-insignia de la protesta. Lobeira pidió la retirada "de este proyecto aberrante" y Táboas defendió la política del BNG, "los únicos que hemos llevado el conflicto al Parlamento", y a la alcaldesa. "Ella no tiene competencias sobre la lámina de agua, y no veo aquí pancartas contra la Autoridad Portuaria o Corina Porro: le están haciendo un favor al PP", adujo.

Sobre la mesa de Millán, según Abalo, están desde hace un mes todos los informes precisos para restaurar la legalidad urbanística que Marina Atlántica vulnera en O Salgueirón, pero la alcaldesa, dijo, "no tiene voluntad política ni legal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 2009