Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Moda

Nueva York, en la enfermería

Davidelfín desfila por segunda vez en la Fashion Week de la ciudad - El modista celebra su décimo aniversario inspirándose en el color hospital

Llegó el pasado febrero y dijo que no pensaba marcharse. David Delfín cumplió su promesa y ayer presentó su colección para la primavera de 2010 en la Fashion Week de Nueva York. Esta vez el desfile no se celebró en una nave de Chelsea sino en las carpas instaladas en Bryant Park, que desde ayer y hasta el próximo jueves acogerán más de 60 desfiles.

Contención, ambigüedad y celebración son las tres consignas de la colección del diseñador malagueño. "Hace diez años que estoy con mi pareja y se cumplen también diez años desde que empecé en la moda. Quería celebrar", explica al final del desfile. Delfín decidió excluir el negro de la lista de invitados a esta fiesta. Su apuesta quedó clara desde el principio cuando pasadas las 11.30 de la mañana, Bimba Bosé teñida de pelirroja -exactamente del mismo tono que el propio Delfín- y con un modelo en un tono verde farmacia desfiló en una de las carpas instaladas en Bryant Park. De fondo: Trust in me, la canción incluida en la banda sonora de El libro de la selva.

El juego de las falsas apariencias y la diversión llegaron con una falda lápiz que por detrás resulta ser bermudas, un pantalón que tiene cosidos unos shorts en la parte delantera, chaquetas a las que le falta una manga, una camisa con aire de levita que resulta ser vestido o un vestido de punto con una capa detrás. El algodón fue el tejido estrella. No faltaron los pantalones cortados al tobillo, las transparencias, ni un escote vertiginoso, algunas de las señas de identidad de este diseñador.

Esta vez no se trataba, sin embargo, de escribir un guión cerrado en la pasarela. La historia que Delfín escribió pretendía ser algo más ligera. "Quería evitar lo oscuro también conceptualmente", asegura. Resultó que el tono del que partió inspirado en el Polychromie de Le Corbusier era muy similar al de las farmacias y hospitales. "No me di cuenta hasta el final. Todo acaba saliendo", sonríe. "Mis dos hermanas son enfermeras". La misma colección será presentada en un nuevo desfile en Madrid el próximo día 18 de septiembre en el edificio central de Telefónica.

Los escaparates vacíos de Madison y el creciente número de locales comerciales disponibles en la Gran Manzana dan fe de que el negocio de la moda pasa por horas bajas. Pero Nueva York sigue siendo meca de la moda para los diseñadores y la ciudad está decidida a retomar su pulso. Ayer noche por iniciativa de Anna Wintour, mítica directora del Vogue americano, se celebró el Fashion's Night Out en la que cientos de tiendas y restaurantes de la ciudad abrieron sus puertas hasta bien entrada la noche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 2009