Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Chris Connor, una voz blanca del 'cool jazz' de los cincuenta

Las voces blancas han vuelto hace poco al jazz, una música desde su origen copada por cantantes negras de potente voz. Ahí tenemos a la ya conocidísima Diana Krall o Madeleine Peyroux, quien para algunos no se puede quitar de encima su parecido vocal con Billie Holiday. Pero ya en los años cincuenta surgieron algunas cantantes blancas que se atrevieron con la movilidad sonora de este género. Una de ellas, Chris Connor, murió el pasado 29 de agosto en Toms River, Nueva Jersey. Tenía 81 años.

Había nacido bajo el nombre de Mary Loutsenhizer en Kansas City (Misuri), el 8 de noviembre de 1927. Durante el colegio estudió clarinete, pero su padre, un telegrafista de la Western Union, se la llevaba a conciertos de jazz y así le entró el gusanillo. "Tocar el clarinete me enseñó a controlar la respiración, lo que es imprescindible para cantar", explicó en una entrevista. Como influencias vocales reconocía a Peggy Lee, sobre todo, y también a Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan o incluso Frank Sinatra: "Escuchaba sobre todo el fraseo, más que la melodía; el que mejor lo hacía era Sinatra".

Algunos críticos de la época criticaban su forma de cantar, un tanto plana y sin utilizar el vibrato, y su frialdad en el escenario, tan rubia. Para otros, sin embargo, esa limpieza, sin perderse en malabares vocales, era precisamente lo que la hacía destacar. Vivió en el Nueva York de los años cincuenta, pero también en Japón, durante los ochenta. Su último concierto lo dio en la Gran Manzana en 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 2009