Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:cine

Meryl Streep sonríe... y hace caja

La nueva faceta cómica de la actriz convierte todo lo que toca en un formidable negocio

Meryl Streep cumplió a finales de junio 60 años. La mayor parte del público que va a los cines tiene de 15 a 25. Eso implica que Streep ganó sus dos Oscar -Kramer contra Kramer (1979) y La decisión de Sofía (1982)- antes de que hubieran nacido casi todos sus espectadores. "Sin embargo, milagrosamente, se ha convertido en la actriz más taquillera de Hollywood", asegura la realizadora Nora Ephron, directora del último estreno de Streep, Julie y Julia, que llegará a España el 2 de octubre, y que en Estados Unidos ha recaudado, desde su estreno el 9 de agosto, 41 millones de euros, 14 más de lo que ha costado.

Según la revista Forbes, en realidad son Angelina Jolie y Jennifer Aniston quienes más recaudan, pero en tercer lugar aparece Streep gracias a los 420 millones de euros que consiguió con su Mamma Mia!, una película más taquillera que los últimos James Bond o incluso Iron Man. Con esa cantidad, Mamma Mia! se ha convertido en el filme británico más taquillero de la historia.

Su último filme ha multiplicado la venta de los libros de cocina de Julia Child

Ephron lo calificará de milagro, pero el hecho se repite con frecuencia, a juzgar por los 212 millones de euros que amasó dos años antes con El diablo viste de Prada. Pauline Kael, la ya fallecida maestra de críticos, se quejó en su día de una Streep que debía aprender a "reír más y sufrir menos". La actriz ha aprendido a reírse... de camino al banco.

Streep hace oro todo lo que toca y no sólo en la taquilla. Julie y Julia ha devuelto a la lista de los más vendidos en Estados Unidos el libro de cocina Mastering the art of French cooking (1961), de Julia Child, la estrambótica ama de casa que alcanzó la fama en la televisión estadounidense con sus recetas francesas -una especia de Arguiñano yanqui- y que Streep encarna en el filme. También devolvió al grupo ABBA a las listas de éxito con Mamma Mia! -ella misma, cantando el tema homónimo del título, entró en listas de éxitos de varios países como Portugal-, y ese filme popularizó las bodas en Skopelos (Grecia), de la misma forma que en 1985 la oficina de turismo de Kenia consideró Memorias de África como la mejor publicidad del país: de 1985 a 1986 los visitantes extranjeros aumentaron de 152.000 a 176.000.

Lo único que Streep no mejora es su sueldo, por debajo de Jolie, Aniston o incluso Reese Witherspoon. Por Julie y Julia, la actriz cobró 5 millones de dólares (3,48 millones de euros). Aunque Ephron confiesa que Streep les hizo un precio, "además de conseguir la luz verde para el proyecto". No hay que sentir pena por una actriz que se asegura por contrato un buen porcentaje de los beneficios en bruto.

Para su próximo filme, que dirigirá Nancy Meyers, el sueldo aumentará de 7 a 9 millones de dólares. Como dice Streep, el suyo ha sido un viaje alucinante y la mejor muestra de que un actor no se detiene ante nada. "De niña sólo quería ser princesa y casarme con el príncipe Carlos", recuerda divertida. "Se lo dije cuando le conocí, añadiendo eso de que sentía que lo nuestro no hubiera funcionado. La verdad es que no me arrepiento de nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de agosto de 2009