Hitos de una batalla política cainita

Ripollistas y campistas trasladan su pugna a los escenarios locales

Los dos sectores opuestos del PP en la provincia de Alicante, de un lado los afines al presidente provincial, José Joaquín Ripoll, y enfrente, los alineados con el líder regional y jefe del Consell, Francisco Camps, mantienen las espadas en todo lo alto. A la gran batalla del cónclave de Orihuela en diciembre de 2008, donde Ripoll se impuso al campista y alcalde de Benidorm, José Manuel Pérez Fenoll, por un exiguo margen de cinco votos, han seguido un sinfín de escaramuzas por el control de las juntas locales y el poder municipal. Estos episodios arrojan una sonora victoria de los ripollistas en el plano orgánico y un saldo más favorable a los campistas en el ámbito institucional. Los ripollistas se han impuesto en una veintena de juntas locales renovadas en julio, pero los campistas han doblegado a sus contrarios en los ayuntamientos Villena, Ibi y Elche.

La guerra deja rastro indeleble en la Diputación, Calp Elche, Villena e Ibi
Los dos sectores tienen que medir sus fuerzas en Alicante y Elche

Más información

La guerra civil de los populares ha dejado rastros indelebles en la Diputación de Alicante, Ibi, Villena, Calp, y Elche. El último escenario del duelo ha sido Castalla. Aquí, el conflicto roza el surrealismo: los ripollistas han llevado a los tribunales por presunto cohecho a su alcalde, partidario de Camps. Y en medio planea la moción censura de Benidorm tras la marcha de un edil del grupo popular. Fuentes del PP señalan a Ripoll como el estratega de la operación que ha puesto en jaque al regidor Pérez Fenoll.

- Guerra de informes en Ibi. Las primeras fisuras entre los sectores campista y ripollista tras el congreso de Orihuela no tardaron en aflorar. En la localidad de Ibi, la ex edil Felicidad Peñalver, afín a Ripoll, desempolvó una serie de informes sobre supuestas irregularidades en la gestión municipal, que preside la campista Maite Parra. Peñalver fue expulsada del grupo popular. Pero su denuncia más destacada (supuesta malversación de fondos de la recaudación del polideportivo municipal) acarreó la dimisión de la edil de deportes, Ana Sarabia, al anunciar el juez que abría una investigación. Sarabia está imputada junto a otros cuatro técnicos municipales.

- Patronato de Turismo. Ripoll no ha hecho ascos a la hora de utilizar su poder institucional, la Corporación provincial, para contrarrestar el ataque campista con purgas de calado. La más destacada fue la destitución del responsable del patronato provincial de Turismo, el campista Sebastián Fernández, para colocar a la renombrada ripollista y ex consejera Gema Amor.

- Rebelión campista en Villena. El constante boicoteo de los cinco ediles campistas al gobierno de la ripollista Celia Lledó en Villena tuvo su punto álgido a finales de julio, cuando estos presentaron su pase al Grupo de No Adscritos, si la regidora no les devolvía sus competencias. La rebelión duró 24 horas. Lledó, que unas semanas antes había sido reelegida presidenta local por amplia mayoría, cedió a la presión campista en aras de mantener el cargo. Devolvió las delegaciones y los díscolos se reintegraron a la disciplina del grupo.

- A la caza del mantero en Calp. La pugna por el control de las juntas locales ha tenido episodio cuasi paranoicos. En Calp, los campistas acusaron a los ripollistas de hacer la vista gorda ante la venta ambulante de los inmigrantes a cambio de afiliarlos y asegurar así su hegemonía en la dirección local popular. El concejal aludido, Juan Roselló, admitió la tolerancia del Ayuntamiento con los manteros, pero fruto de un convenio de colaboración con una ONG. El regidor, imputado en el sobrecoste del agua de Calp, negó, en cambio, que se hubiera afiliado a ningún inmigrante.

- Extraño doble agente en Elche. Una de las plazas capitales del conflicto entre campistas y ripollistas es Elche. Allí, a los sucesos de noviembre de 2004, cuando las urnas de la votación para elegir compromisarios acabaron en la Comisaría cómo colofón a una monumental bronca entre los dos bandos, ha sucedido ahora el anuncio de expulsión del Grupo Popular del único edil ripollista, Emigdio Tormo. La portavoz, la campista Mercedes Alonso, asegura que el concejal no acude a las reuniones del grupo y se le "ve" muy a menudo con los socialistas. El trasfondo es la negativa de Tormo a firmar la moción de censura que el PP tenía ya pacta la pasada Navidad con una ex edil critica del PSPV. Tormo privó así a Alonso de la posibilidad desbancar de la alcaldía al socialista Alejandro Soler.

- Castalla, penúltima algarada. La lucha intestina del PP de Alicante ha librado en Castalla su, hasta ahora, último asalto. Militantes seguidores de Ripoll han presentado una denuncia ante el juez contra el actual alcalde, Luis Prats, afín a Camps, por los supuestos delitos de cohecho y apropiación indebida. Acusan a regidor de dar 250 licencias de obras en urbanizaciones a cambio de que los beneficiados se incorporen al PP y le apoyen en la asamblea para elegir presidente local, cargo que ahora está en manos del ripollista, Juan Rico.

El enfrentamiento definitivo está aún por llegar. Ambos sectores tienen que medir sus fuerzas en las asambleas locales de las ciudades de Alicante y Elche.

Los puntos álgidos de la batalla

- IBI. Las primeras fisuras tras el congreso de Orihuela. La ex edil Felicidad Peñalver, afín a Ripoll, acabó expulsada del grupo popular tras desempolvar informes sobre supuestas irregularidades en la gestión municipal, que preside la campista Maite Parra.

- Patronato de Turismo de la Diputación de Alicante. Ripoll destituyó al responsable del organismo, el campista Sebastián Fernández, para colocar a Gema Amor.

- Villena. Los cinco ediles campistas del gobierno de la ripollista Celia Lledó amenazaron en julio con pasar al Grupo de No adscritos si no se les devolvían sus competencias. Lledó cedió a las presiones.

- Calp. Los campistas acusaron a los ripollistas de hacer la vista gorda ante la venta ambulante de los inmigrantes a cambio de afiliarlos y garantizar así su hegemonía en la dirección local popular.

- Elche. La portavoz del PP, la campista Mercedes Alonso ha anunciado la expulsión del grupo popular del único edil ripollista de la agrupación, Emigdio Tormo con el argumento de que el concejal no acude a las reuniones del grupo y se le "ve" a menudo con los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de agosto de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50