Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Luz verde para Garbajosa

El Khimki permite al ala 'pívot' de Torrejón negociar su fichaje por el Madrid

"Entendíamos que Jorge quería acabar su carrera profesional en su país. Por eso no pusimos trabas a sus deseos". Con esta sentencia, el Khimki aceptaba ayer por la tarde, a través del diario Soviétsky Sport, que Jorge Garbajosa abandone su plantilla para firmar por el Madrid.

Una salida que, tal y como explicó Víctor Bychkov, el director general del club ruso, se aceleró al lograr el Khimki un repuesto de garantías. El elegido fue el lituano Paulius Jankunas, que estuvo en el Zalguiris Kaunas las dos últimas campañas. "Sólo aceptábamos liberarlo cuando encontráramos un digno sustituto. Muchos equipos se habían interesado en Jankunas, pero él eligió nuestro equipo".

A la espera de la confirmación oficial del fichaje, el Madrid mantendrá su política de contrataciones: veteranos que den un gran rendimiento a corto plazo. A los 31 años, Garbo, madrileño de Torrejón, sabe bien lo que es jugar a alto nivel por medio mundo: en España (Tau, Unicaja y ahora Madrid), Italia (Benetton), NBA (Toronto Raptors) y Rusia (Khimki). Una trayectoria rematada con un palmarés envidiable: campeón de la ACB (Unicaja), de la Liga de Italia, de la Copa del Rey (Tau), de la Copa de Italia, de la Copa de Europa (Tau). Además, es miembro de la generación más exitosa del baloncesto español: campeón del mundo (2006), plata en los Juegos Olímpicos de Pekín (2008) y dos platas (2003 y 2007) y un bronce en Campeonatos de Europa (2001).

Su campaña en Rusia es una de las claves de su llegada al Madrid. Pese a sus lesiones, Ettore Messina estuvo siguiéndolo desde su banquillo del CSKA de Moscú y, a su llegada al club madrileño, le solicitó como uno de los nombres para reforzar el puesto de ala pívot.

Con Garbajosa, el Madrid cuenta ya con tres españoles, con lo que la cuestión del cupo nacional estaría prácticamente resuelta, a falta de firmar un base y un alero. El problema, en cambio, llega desde dentro de la pintura: sobra un cuatro y, de la terna, el belga Axel Hervelle es el que tiene más papeletas para abandonar la plantilla de Ettore Messina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de agosto de 2009