Crónica:Crónica
i

Del Potro medirá a Nadal

El español, vencedor del alemán Petzschner, tendrá en el argentino el primer gran escollo en su defensa del 'número dos' en Montreal

Rafael Nadal se citó ayer con sus demonios ganando un partido. El español venció por 6-3 y 6-2 al alemán Philipp Petzschner en la tercera ronda del Masters de Montreal y jugará hoy en los cuartos del final contra el argentino Juan Martín del Potro, número seis del tenis mundial. Para el número dos, el encuentro y el rival encarnan la posibilidad de cerrar un círculo de sinsabores, bajas forzadas y malas noticias. Nadal acaba de poner fin a dos meses y medio lesionado en las rodillas. Sus problemas, sin embargo, empezaron mucho antes, en marzo, jugando los cuartos de Miami y precisamente contra Del Potro. Así fue la cosa: Nadal perdió por 4-6, 6-3 y 6-7 (3) tras ir dominando por 3-0 y con el saque en la tercera manga. Tras la derrota, dejó una frase enigmática: "Jugué muy mal todo el rato (...) Siempre hay una razón, pero es personal". Luego, pese a las victorias en Montecarlo, Barcelona y Roma, nunca volvió a ser el mismo. Hoy ya se conoce la razón: en Miami, Nadal supo que algo no marchaba bien en sus rodillas. Ahora, además, conoce que algo más peligra: su privilegiado puesto de número dos.

Murray se impone a Ferrero y amenaza al mallorquín. Verdasco pierde ante Roddick

Más información

Antes de que Nadal aprovechara el débil revés de Petzschner, antes de que quedara claro que hoy el resultado no importa tanto como conocer cuál es realmente su nivel de juego ante un adversario de verdad serio, el británico Andy Murray, el número tres, anunció que está de caza. Derrotó por 6-1 y 6-3 a Juan Carlos Ferrero y ya tiene su objetivo a tiro: el número dos de Nadal, que se recuperaba de sus dolores en Mallorca mientras el escocés se curtía con quince días de sufrimientos bajo el sol de Miami, acompañado por Àlex Corretja y obligado a consumir 5.500 calorías en alimentos cada jornada.

Ésta es la ecuación que explica tanta tensión en el equipo del español: si Murray gana en Canadá, Nadal, el campeón actual, perderá el número dos. Si Murray llega a la final y él no pasa de las semifinales, ocurrirá lo mismo. No es una cosa cualquiera. Si pierde su puesto, Nadal se arriesga a jugar contra el suizo Roger Federer, el número uno, en las semifinales de cualquier torneo. Sería como volver a tener 19 años: Nadal es uno de los dos mejores desde 2005.

El mallorquín, de 23 años, ha vivido el verano entre dudas y enfrentado a sus sensaciones con ojo crítico. Cuando su página web ya había hecho oficial que regresaba en Montreal, él se lo seguía pensando. Vaciló reflexionando sobre la necesidad de controlar su deseo competitivo en favor de una recuperación completa. Nadal medía sus sensaciones en los primeros entrenamientos y echaba el freno diciéndose que era normal que se sintiera bien; que, con lo que había echado aquello de menos, lo lógico es que todo le pareciera positivo. Cuando tomó la decisión final, la aderezó con matices sorprendentes: para su retorno no viajó con Toni Nadal, su tío y entrenador, sino con Francis Roig, su asesor técnico, que le acompaña por contrato un número determinado de semanas al año.

Roig, que es el segundo de Albert Costa, el seleccionador español de la Copa Davis, no se ha limitado a la asesoría técnica. Nadal necesitaba una pareja para el dobles. A sus 41 años, el propio preparador fue el elegido y... llegaron a ganar un partido: a Djokovic y Vemic por 7-5 y 6-4.

Tercera ronda: N. Djokovic (Ser.)-M. Yuzhny (Rus.): 6-3 y 6-4. J. M. del Potro (Arg.)-V. Hanescu (Rum.): 3-6, 6-3 y 6-4. A. Roddick (EE UU)-F. Verdasco: 7-6, 4-6 y 7-6.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de agosto de 2009.

Lo más visto en...

Top 50