Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de las viviendas que se construyen no se vende

De cada dos viviendas que se construyen en España, sólo una acaba vendiéndose. Es un pobre balance para los promotores, pese a las bajadas de precio y a la menor producción, como demuestra el recorte de un 33% en los inmuebles terminados hasta mayo respecto al mismo periodo de 2008.

Los datos oficiales así lo atestiguan. El número de certificados de fin de obra registrados en los cinco primeros meses del año se situó en 180.722 unidades, según las estadísticas del Ministerio de Fomento. Sin embargo, la demanda se ha frenado de manera más brusca. Los datos aportados por Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que hasta mayo sólo se vendieron 92.731 viviendas nuevas, lo que supone prácticamente la mitad las finalizadas.

El resultado de este desfase es un progresivo aumento del parque de viviendas vacías en manos de los promotores, mientras se multiplican los esfuerzos desde el Gobierno por promocionar el alquiler, de forma que las estimaciones del sector apuntan que se alcanzará los 800.000 o un millón de inmuebles sin vender en este año. La supervivencia del sector pasa por reactivar la venta con precios más bajos, a lo que se resisten los promotores. Las patronales inmobiliarias coinciden en señalar que en 2009 la construcción de nuevas viviendas no alcanzará siquiera las 150.000, un mínimo histórico. Los visados de obra nueva de viviendas se han reducido a un tercio (-64,2%) hasta el mes de mayo, con 51.425 unidades, la cifra más baja desde 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de agosto de 2009