La nueva fundación de la Iglesia estará controlada por Unicajasur

La dirección de Córdoba "tendrá idéntica atribución" a cualquier otraGómez Sierra desconectó el teléfono durante el fin de semana de la negociación

El protocolo de fusión firmado por Unicaja y Cajasur -controlada por Iglesia católica- va a segar el enorme margen de actuación con el que contaba el Cabildo catedralicio para hacer y deshacer a su antojo en la entidad cordobesa. La integración de las dos cajas, que recibirá ayudas del Fondo de Garantías de Depósitos a causa del agujero de 1.050 millones de euros por las correrías inmobiliarias de Cajasur, prevé la creación de una nueva fundación que gestionará el Cabildo, pero controlada por la nueva entidad.

Según fuentes de la negociación, el acuerdo se plasma del siguiente modo: "Se crea dentro de la nueva caja y formando parte de ella, una nueva fundación, gestionada por el Cabildo, para atender conjuntamente, con el resto de fondos que corresponde a Córdoba en función de sus recursos, la Obra Social desarrollada actualmente por las dos cajas en Córdoba".

La ley de cajas se cambiará para ampliar los sillones de los fundadores

La Iglesia gestionará la fundación, pero el control de los fondos y de los programas de la Obra Social corresponderá a Unicajasur y a la Junta de Andalucía, a través de de la ley autonómica que regula las fundaciones.

Esta fundación contará los tres primeros años con una dotación de ocho millones de euros y de seis, a partir del cuarto año. A la fundación se le adscriben cuatro inmuebles, pero su propiedad quedará en manos del nuevo grupo y computarán como recursos propios.

El acuerdo entre ambas entidades se cerró el pasado lunes y apunto estuvo de irse al traste, porque el presidente de Cajasur, el sacerdote Santiago Gómez Sierra, desconectó el teléfono desde el sábado día 25 hasta bien avanzada la noche del domingo día 26. Literalmente, desapareció.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No atendió a ninguna de las llamadas que recibió para cerrar el documento sobre la fusión con Unicaja, pese a que el lunes había convocado al Consejo de Administración de su entidad para aprobar la integración.Ese viernes tanto Cajasur como Unicaja remitieron a la Consejería de Economía y Hacienda, que dirige Carmen Martínez Aguayo, sus documentos de propuesta. El de la entidad cordobesa "centrado en exclusiva en los intereses del Cabildo catedralicio de Córdoba", según fuentes de la negociación. Los canónigos se sintieron "ofendidos" con la propuesta redactada por Unicaja, más por la forma que por el fondo, y muy irritados con Braulio Medel, presidente de Unicaja. Ante el posible riesgo de ruptura, Economía planteó una alternativa. La negoció con la entidad malagueña a partir del sábado, pero no pudo hacerlo con Cajasur, porque Gómez Sierra no contestó a las llamadas de la consejería. Sí las atendió el obispo en funciones de Córdoba, Juan José Asenjo, quien mantuvo ese fin de semana varias conversaciones con Martínez Aguayo y también con el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.

Varias fuentes financieras sostienen que Cajasur estaba siendo mantenida "artificialmente" por el Banco de España mientras se buscaba una solución que le salvara la cara por sus ocurrencias inmobiliarias, que la sitúan como la caja con más morosidad de España. Gómez Sierra dio señales de vida a las 11.20 de la noche del pasado domingo y fue entonces cuando se acordó celebrar una reunión en Torretriana, sede de la consejería, al día siguiente, lunes a primera hora. El acuerdo se cerró a las 14.15 de la tarde, tres horas antes del Consejo de Administración de Cajasur.

Según fuentes del proceso de negociación, el protoloco de fusión es el siguiente.

- Nombre oficial. Montes de Piedad y Cajas de Ahorros de Ronda, Córdoba, Cádiz, Almería, Málaga, Antequera y Jaén. Este orden responde al volumen que tendría cada entidad cuando se creó Unicaja en 1991.

- Marca comercial. Unicajasur.

- Sedes. La sede social estará en Málaga. Se crea una "cosede" en Córdoba con competencias en la Obra Social y de la red de negocios de Córdoba, Sevilla, Huelva y Extremadura. Las actuales sedes operativas de Unicaja en Ronda, Cádiz, Almería y Jaén se mantienen.

- Órganos de gobierno. Durante el periodo transitorio de dos años serán los emanantes de las dos cajas: dos tercios de Unicaja y un tercio de Cajasur. Durante el periodo definitivo: Por "la singularidad" del Cabildo, las entidades fundadoras tendrán en la asamblea el 18%, el 7% del Cabildo.

- Consejo de Administración. Tendrá 24 miembros en vez de 20, lo que obligará a modificar la ley de Cajas de Ahorro para cambiar la presencia de las entidades constituyentes. El Cabildo tendrá dos representantes, uno la Diputación de Córdoba y uno la Diputación de Jaén.

- Órganos de gestión. El presidente y los vicepresidentes primero y tercero serán personas procedentes de Unicaja. El vicepresidente segundo lo propondrá el Cabildo de Córdoba. El director general procederá de Unicaja. Dentro del comité directivo de la nueva entidad se crea una dirección general adjunta en Córdoba "con idéntica atribución a la de cualquiera dirección adjunta de Unicaja".

- Obra Social. "Se crea dentro de la nueva caja y formando parte de ella, una nueva fundación, gestionada por el Cabildo, para atender conjuntamente, con el resto de fondos que corresponde a Córdoba en función de sus recursos, la OBS desarrollada actualmente por las dos cajas en Córdoba".

- Córdoba Club de Fútbol. El acuerdo contempla el mantenimiento del patrocinio del Córdoba durante dos años.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS