Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ribera reitera que el trasvase es para riego

"La finalidad del trasvase es clara: agua para riego y para la recuperación del acuífero sobreexplotado del Vinalopó", sentenció ayer Graciela Ferrer, de Xúquer Viu, tras conocer las declaraciones del secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu. La transferencia de agua del Júcar para destinarla al abastecimiento de poblaciones "incumple los fines que se han declarado en los documentos enviados sobre el proyecto a la Comisión Europea" y que no prevén ese uso de los recursos, incidió Ferrer, quien recordó también que la aportación europea de 120 millones de euros de los 320 que costará el trasvase fue "una decisión condicionada". Esos condicionantes no solo se centran en la recuperación de los acuíferos del Vinalopó con la sustitución de agua de pozo por la del trasvase, sino que exigen que el Júcar tenga caudales ecológicos y reequilibre la balanza de recursos y demandas. "Se trata de una transferencia de excedentes del Júcar, y solo cuando los haya", recalcó.

Ferrer rechazó la opción de que los usuarios del Vinalopó potabilicen parte del agua llegada del Júcar, ya que las concesiones "se hacen para usos concretos, no se puede gastar el agua en lo que se quiera".

Xúquer Viu, como integrante de la Mesa pel Xúquer junto a ayuntamientos, sindicatos, entidades cívicas y regantes, ha enviado una carta a Puxeu para pedirle una entrevista y expresar su "gran preocupación" por la intención de abrir el trasvase al uso de boca.

La propuesta tampoco ha gustado a José Pascual Fortea, presidente de los regantes de Sueca, que ayer acudió a la perforación del tramo final de uno de los dos túneles del trasvase -6.600 metros en las sierras de Corbera y Barxeta- que construye la empresa estatal Acuajúcar. "El consenso en el Júcar se consiguió con un trasvase para riego", subrayó. "Siempre hemos sido solidarios y lo seguiremos siendo. Nunca hemos negado el agua de boca cuando ha hecho falta. Si quieren potabilizarla es cosa suya, pero una concesión de agua de boca no la podemos aceptar", continuó Fortea. "La concesión al Vinalopó es para sobrantes del Júcar", abundó el presidente de los regantes de Sueca, que también firmó la carta a Puxeu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de julio de 2009