Cuatro soluciones frente al atasco

Las soluciones que propone la Memoria Judicial para frenar el imparable atasco de la justicia pasan por reducir la litigiosidad: a menor posibilidad de ir a juicio, menos asuntos recibirán los tribunales. "Hay muchas medidas que lo permitirían", explicó el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Vieira. "Por ejemplo, reducir la posibilidad de recurrir en determinados momentos del proceso".

El segundo paso sería aumentar el número de juzgados. Frente a las 24 plazas judiciales nuevas previstas para evitar la sobrecarga en 2009, en la memoria se reclaman 151. "Somos conscientes de que este aumento en un año es imposible", reconoció Vieira.

La mejora de las infraestructuras es otro de los puntos clave, en opinión de la judicatura, para mejorar su funcionamiento. El retraso en la construcción del anunciado campus de la Justicia agrava "los problemas de dispersión de sedes judiciales y la degradación del estado de muchas de ellas", señaló Vieira, que considera adecuada la agrupación temporal en sedes únicas por órdenes jurisdiccionales anunciada por la Consejería de Justicia de Madrid.

La optimización de los medios personales es el cuarto pilar en el que confían para aliviar la situación. El presidente se mostró optimista con la actitud de todas las administraciones. "Estoy convencido de que se dan las condiciones para que tengamos una justicia de calidad", concluyó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS