Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez anula el pago con suelo público de un PAI en Benidorm

El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Alicante considera ilegal la decisión del alcalde de Benidorm, Manuel Pérez, del PP, de pagar con suelo público gastos de urbanización en un PAI. Pérez Fenoll firmó el 5 de junio de 2007 un decreto para que el Ayuntamiento pagara con suelo municipal el 10% que le correspondía en el sector los gastos de urbanización del PAU-1 Murtal. El acuerdo, de acuerdo con un informe externo, incluía ceder al urbanizador 7.490 metros de techo de los 14.864 del consistorio.

El juez considera que el patrimonio municipal del suelo no puede usarse para pagar los gastos que genere su urbanización. Lo llamativo es que la entrega del suelo municipal al urbanizador para cubrir los 2,5 millones de euros del Ayuntamiento se pretendió hacer en 2007 con la valoración de 2000 (cuando se adjudicó el PAI), es decir, a 45.000 pesetas (270 euros) el metro de techo. Atendiendo a la evolución del mercado, fuentes consultadas del sector confirman que el precio del metro de techo pudo, al menos, haberse multiplicado por cuatro en esos 7 años.

Los socialistas acusan al PP de haber "dilapidado y enterrado" en los 18 años que gobiernan "más de 100.000 metros de techo por valor de más de 200 millones de euros" provenientes del 10% de los diferentes sectores. "Nos han dejado sin suelo, sin dinero y sin viviendas protegidas", aseguró el edil del PSPV Jaime Llinares.

El Ayuntamiento ya sufrió un duro revés a finales de 2008 cuando el Tribunal Supremo anuló la compensación en metálico de 1.425 millones de pesetas que ofreció el adjudicatario de la condición de agente urbanizador el año 2000. El Supremo entendió que el pago en dinero del 34% del aprovechamiento lucrativo que significaba ese dinero no podía repercutirse entre los propietarios de suelo, que sólo están obligados a ceder por ley el 10%.

El PAI del Murtal tiene 907.000 metros cuadrados y recoge la construcción de unas 2.000 viviendas. Es una de las pocas zonas que quedan por urbanizar en Benidorm. A la adjudicación se presentaron seis empresas y 14 propuestas. Finalmente, fue adjudicado a Prometosa, S. L., de Francisco Gómez Hernández. Este constructor, conocido como El Paloma, fue imputado por un PAI que preveía cuatro campos de golf y 1.600 casas en un pinar protegido en Las Navas del Marqués (Ávila).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 2009