Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compromís pide amparo al Congreso por la poca transparencia del Consell

Herrera, de ICV, pide los contratos de la Generalitat con la trama GürtelCosta siguen sin aclarar contra quién se querellará por las "filtraciones" de Barberá

El grupo Compromís ha recurrido al Congreso de los Diputados ante la falta de transparencia del Consell y las Cortes. Joan Herrera, diputado de Iniciativa per Catalunya, ha solicitado el listado de contratos menores adjudicadas por la Generalitat o sus participadas a las empresas de la trama Gürtel desde el año 2003.

Mònica Oltra, portavoz del grupo parlamentario, aseguró que el artículo 7ª del reglamento del Congreso lo permite. El ex diputado de IU Manuel Alcaraz ya empleó este mecanismo en la legislatura de 1996-2000 para conseguir documentación de la Diputación de Alicante y funcionó. La opacidad de las Cortes y la negativa del Consell a proporcionar la lista de contratos a la oposición explican este nuevo paso.

Blasco: "Prohibir los regalos a los políticos sería como suprimir los Reyes Magos"

Oltra ya envió al juez Garzón, instructor de la Operación Gürtel en la Audiencia Nacional, un escrito el pasado 27 de febrero denunciando la opacidad de la Generalitat con estas contrataciones y el uso abusivo de contratos que escapan al control de la oposición. La portavoz dijo entonces que detrás de estos contratos, muchos de ellos fraccionados, podía "esconderse gran parte de la corrupción del caso Gürtel.

La lapidaria frase pronunciada el día anterior por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá: "Todos los políticos de este país, desde el primero al último, reciben regalos", provocó a la oposición. Oltra anunció que presentará en las Cortes varias iniciativas para limitar los regalos a diputados y funcionarios públicos, cuya recepción debería regirse por la ética y el sentido común. "Todos los políticos no somos iguales", defendió Oltra. Un bolso de Louis Vuitton, agregó la diputada en alusión a Barberá, "vale mucho dinero y no está justificado".

El síndic socialista, Ángel Luna, abundó en quién ha hecho los regalos. "Lo que no es normal es que los haga una trama de delincuentes para aprovecharse de la Administración".

Ricardo Costa, portavoz del PP en las Cortes, no valoró la iniciativa de Compromís. "No la conozco", dijo. El que no se mordió la lengua fue el consejero de Inmigración, Rafael Blasco, que además de defender a Barberá, precisó que prohibir los regalos a los políticos por el caso Gürtel "sería como suprimir a los Reyes Magos".Desde el Ayuntamiento de Valencia, el concejal de Relaciones con los Medios, Miguel Domínguez, insistió en que la alcaldesa "ha negado rotundamente haber recibido regalo alguno de nadie relacionado con este caso", a pesar de que Barberá no lo desmintiera el lunes.

Las Cortes Valencianas, donde los grupos celebraron Mesa y Junta de Portavoces, sirvieron ayer para que cada uno dijera la suya. En las comparecencias posteriores, los socialistas se quejaron de la negativa del PP a que se celebre, tal y como pidió hace semanas este grupo, un pleno monográfico en el que debatir con el presidente Francisco Camps la situación de excepcionalidad que vive el Consell a raíz del proceso judicial que el TSJ ha abierto contra él y otros tres imputados por un supuesto delito de cohecho. "Veremos a Camps sentado en el banquillo", dijo convencido el síndic socialista Ángel Luna, que a renglón seguido pidió al presidente que dimita "y nos ahorre el bochorno de verlo ante un tribunal".

Para Luna no existen argumentos nuevos sobre la mesa para que el caso se archive. El recurso presentado por Camps contra el auto del juez Flors del pasado 6 de julio se sostiene con argumentos ya rechazados por el tribunal en otro auto del 21 de abril. "Parece difícil que ahora se acepten", enfatizó.

Poco antes en la Junta de Portavoces populares, socialistas y Compromís protagonizaron su décimo rifirrafe a cuenta de la Diputación Permanente que se celebrará mañana jueves en las Cortes a petición del vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps, para exponer los pormenores del nuevo modelo de financiación autonómica. Costa avanzó lo que será el guión de esa comparecencia cuando subrayó que el nuevo modelo es insuficiente por lo que el Consell va a reclamar 1.000 millones más. "Esperamos que el PSPV-PSOE se una a nosotros y reclame más fondos para los valencianos al Gobierno", retó el portavoz popular.

En los bancos de la oposición, la indignación bullía por varios motivos. El consejero Camps tendrá el jueves un tiempo ilimitado para intervenir mientras los otros dos grupos disfrutarán sólo de cinco minutos. "Es imposible debatir un tema como la financiación con rigor con cinco minutos de tiempo", objetó Luna. "Cualquiera de nuestras propuestas choca con la negativa del PP", se quejó la portavoz de Compromís.

Los socialistas vieron cómo la mayoría del PP aplastó su petición de debate de la financiación debido a un "error mecanográfico", dijo Luna. El escrito de los socialistas aludía a un artículo que no era el adecuado y por ello los populares tumbaron la solicitud. Tampoco hubo novedades cuando preguntaron por el nombramiento de la socialista Leire Pajín como senadora territorial. "Será a partir de septiembre", replicaron los populares.

La querella anunciada por el PP por la "filtración" de unas conversaciones en las que Álvaro Pérez, dice haber obsequiado a la alcaldesa con bolsos de lujo, está todavía por definir. Ayer, el portavoz parlamentario popular, Ricardo Costa, aseguró que la querella está en manos de un conocido gabinete jurídico, pero sólo pudo precisar que se presentará antes de agosto. Del sitio donde lo harán y contra quién irá dirigida la querella, nada se puede avanzar todavía, contestó Costa. "Es un despropósito. En lugar de investigar lo que hay de podrido en su partido, se dedican a agredir a los que preguntamos por las irregularidades que todos los días vemos en los medios de comunicación", replicaron los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 2009