Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El turismo extranjero sigue en caída libre

Las previsiones se cumplen, y la crisis económica internacional se deja sentir en el sector turístico valenciano. Según la encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur), del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, la llegada de turistas extranjeros a la Comunidad Valenciana durante el primer semestre alcanzó los 2,2 millones, lo que significa un descenso del 18% respecto al año pasado. El dato supone siete puntos más que la caída en el conjunto estatal, que se situó 11,4%.

Pero esa bajada en junio alcanzó el 14%, cuando recalaron 487.781 turistas. En el acumulado del semestre, datos estatales, la caída del turismo británico supera el 16% y el alemán un 11%. Baleares y Cataluña recibieron la mitad de los turistas extranjeros que llegaron a España.

En cuanto a las primeras valoraciones sobre estos datos, Gema Amor, presidenta del Patronato Costa Blanca de Alicante, achacó ayer este descenso a "la crisis y sobre todo a la devaluación de la libra esterlina respecto al euro". No obstante, Amor confía en las reservas de "última hora, sobre todo del mercado nacional, para salvar la campaña". El Patronato Costa Blanca ha intensificado su campaña promocional en los mercados emisores. El mismo presidente de la Generalitat, Francisco Camps, inicia hoy una visita institucional a Londres para "impulsar las relaciones turísticas y empresariales", según fuentes del Consell.

Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera Hosbec, extiende la caída del turismo a otros mercados, no sólo al británico. "Islandia tenía tres vuelos semanales desde Alicante y ahora hay uno, o los vuelos con Alemania también se han reducido, hay muchos factores", advierte el representante empresarial.

El tráfico de aviones procedentes del Reino Unido en el aeropuerto de L'Altet cayó un 5% el mes pasado. Los hoteles en julio rozaron el 74%, y estos días en Benidorm rozan el 90%. "Es muy complejo, el mes de agosto es largo y confiamos en las reservas de última hora y que las ofertas atraigan a nuevos clientes", agrega Mayor, quien explica que el negocio de alquiler de segunda residencia también está "muy flojo", y en cuanto a los cámpings de Benidorm, en junio, estuvieron al 69%, diez puntos más que en mayo. Y en julio confían rozar el 70% de ocupación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 2009