Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas 16 personas, entre ellas una edil, por bloquear la marina de Cangas

La Guardia Civil, que protege la obra del puerto deportivo, carga contra los vecinos

La Guardia Civil cargó ayer contra un grupo de manifestantes del Foro Social de Cangas que se oponen a la construcción del puerto deportivo promovido por Residencial Marina Atlántica en el ámbito de la antigua conservera Massó Hermanos. Tres personas resultaron heridas y 16 detenidas, entre ellas una concejal del Gobierno municipal, Maruchi Álvarez, responsable de Personal.

Los detenidos permanecieron en el cuartel de Cangas hasta última hora de la tarde, en que fueron liberados 10. Los otros seis fueron trasladados al cuartel de Pontevedra, donde previsiblemente serán puestos hoy a disposición judicial acusados de agredir a la fuerza pública.

Desde el Foro Social de Cangas y organizaciones ecologistas se ha tachado de "brutal" la carga de la Guardia Civil sobre el grupo de vecinos, sentados en el suelo para cerrar el paso de maquinaria a la zona de obras. Ocurrió en torno a mediodía. Previamente, sobre las nueve de la mañana, fue detenido un portavoz del Foro Social por negarse a retirar su coche estacionado en el camino que necesitaba la maquinaria para circular.

El Foro Social pide la dimisión de la alcaldesa por no parar las obras

Durante toda la tarde, en un ambiente de fuerte tensión, permanecieron concentrados varias decenas de vecinos ante el cuartel de la Guardia Civil para pedir la liberación de los detenidos. El número de concentrados fue aumentando paulatinamente, hasta formar una manifestación de unas 150 personas que marchó hasta el Ayuntamiento, donde pidieron la dimisión de la alcaldesa nacionalista, Clara Millán, por no paralizar las obras. También se pidió la dimisión del subdelegado del Gobierno en Pontevedra por la actuación de la Guardia Civil.

El Gobierno local está dividido. Aunque los tres grupos que lo forman (BNG, PSdeG y ACE, Alternativa Canguesa de Esquerdas) sellaron en su pacto bloquear el proyecto urbanístico deparado para el ámbito de Massó en el anterior mandato, sólo ACE, a la que pertenecen el concejal de Urbanismo y la edil detenida ayer, ha mostrado beligerancia con el mismo. Consideran que las obras de la marina son "ilegales".La alta tensión volvió ayer a Cangas por el proyecto de Residencial Marina Atlántica, que promueve un puerto deportivo y una urbanización en el ámbito de la antigua conservera Massó Hermanos. Una carga de la Guardia Civil se saldó con dos heridos y 16 arrestados, entre éstos una concejal, por obstruir las obras. Los heridos fueron un activista del colectivo Loita Verde, convaleciente de una fractura de pierna y que tuvo que ser hospitalizado en Povisa, una chica que caminaba con muletas, y Antonio Sangabriel, del propio Foro Social.

Los incidentes comenzaron sobre las 9.00 horas. Tiago Pérez, portavoz del Foro Social, que promueve la oposición a las obras de la marina, se negó a retirar su coche del lugar donde lo tenía aparcado para impedir el paso de maquinaria pesada a la zona de obras. Adujo que no había señal que lo prohibiera. La Guardia Civil retiró el vehículo y se llevó detenido a su propietario. Poco después, una veintena de personas se había concentrado en el mismo lugar para obstruir la circulación de la maquinaria.

En torno a mediodía se produjo la carga de la Guardia Civil, que el colectivo Galicia Non se Vende tacha de "brutal", con los manifestantes sentados, y la detención de los 15 vecinos restantes, entre ellos la concejal Maruchi Álvarez, responsable de Personal en el Gobierno municipal, varios marineros de la cofradía de pescadores, que también se opone a las obras, y otros seguidores del Foro Social. Tras las detenciones, las obras continuaron "con normalidad", según fuentes de la constructora.

A última hora de la tarde fueron puestos en libertad 10 de los detenidos, acusados de resistencia a la autoridad. Otros seis, imputados por agresiones a la fuerza pública, salieron en un furgón del cuartel de Cangas para previsiblemente continuar arrestados en el de Pontevedra. A primera hora ya se había concentrado ante el cuartel medio centenar de personas para pedir la libertad de los detenidos. A las 21 horas, liberados los 10 citados y triplicado el número de manifestantes, éstos realizaron una marcha hasta el ayuntamiento para pedir la dimisión de la alcaldesa, Clara Millán.

El Foro Social y varias organizaciones ecologistas han denunciado la contundencias con que actuó la Guardia Civil, con material antidisturbios, y acusaron al subdelegado del Gobierno, Delfín Fernández, de ordenar esa intervención para "favorecer a Caixanova", socio mayoritario en el capital de la promotora Residencial Marina Atlántica.

También criticaron a los grupos municipales de BNG y PSdeG en Cangas por "hacer caso omiso" de las peticiones de paralizar las obras. El tercer socio del Gobierno local, ACE, al que pertenecen la concejal detenida ayer y el responsable de Urbanismo, Mariano Abalo, las consideran "ilegales" por carecer de autorización municipal y de todo respaldo en el planeamiento.

Las obras del puerto deportivo constituyen la punta de lanza de un proyecto urbanístico en tierra, en el solar de la antigua conservera, que hoy carece de toda definición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de julio de 2009