Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Películas al aire libre en El Carmen

Un instituto del céntrico histórico de Valencia acoge un cine de verano

El barrio del Carmen de Valencia estrena este verano una novedad. Un cine de verano. Con sus películas al aire libre, acompañadas con un bocadillo de jamón y una bebida a buen precio y una rodaja de sandía obsequio de la casa. Y, por supuesto, a la fresca. El jueves pasado el proyector instalado en el patio del Instituto de Educación Secundaria (IES) del Barrio del Carmen dibujó sobre la pantalla estirada sobre una gran pared los fotogramas de Fuga de cerebros, dirigida por Fernando González Molina. Y culminaba así un proyecto largamente trabajado por Francisco Vicente, que se ha peleado con la burocracia y otras trabas hasta conseguir su objetivo, "reunir a la gente del barrio", como pasaba hace décadas.

Vicente, diseñador gráfico de 35 años, se dedica desde su empresa Mar de Ideas a diseñar páginas web y a organizar eventos para otros clientes. Pero éste es su proyecto personal. Nacido en el Carmen, emigró a Campanar "por culpa de circunstancias urbanísticas en el barrio". Y lo explica: "Iban a abrir una calle y luego no lo hicieron, pero nos echaron a todos y los dueños especularon con el terreno". Aún así, mantuvo su relación con el barrio. En cuanto al cine, además de ser un buen aficionado lo lleva en la sangre. "Soy nieto del antiguo maquinista que había en el cine Museo, se llamaba Paco, como yo, aunque no lo conocí, murió antes de que yo naciera".

¿Por qué se plantea un cine de verano? "No es por querer ser rico, pero en el trabajo siempre das ideas a los demás y dices, ¿cuándo me toca a mí? La idea surgió porque no hay nada en el barrio, aparte de pubs y cafés. Yo quería hacer algo para la gente de aquí, lo que hay en el Carmen es más para gente de fuera del barrio". Por eso, tras meses de trámites administrativos, permisos, gestiones con la dirección del instituto, con los distribuidores de las películas, sintió algo muy especial cuando el jueves pasaron por taquilla los primeros espectadores (al final unos 90 para un aforo de 1.000 personas). "Cuando iban entrando me emocioné, y no era por los euros que caían en la caja", cuenta tras atender una llamada de la SGAE, que le informa de sus obligaciones con la sociedad. Y lo dice en el patio del instituto en el que él estudió. "Me da buen rollo estar aquí", comenta con una sonrisa, "yo no paraba, era una maquinilla".

La idea, para este primer verano es ofertar una película cada fin de semana, los jueves, viernes y sábados a partir de las 22.00. El próximo fin de semana será la hora de La edad de hielo: el origen de los dinosaurios. Luego vendrán Millenium, Terminator salvation, La proposición, la última de Harry Potter y Asalto al tren Pelham 123. A cinco euros el pase, es un buen motivo para que los vecinos se diviertan sin salir del barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de julio de 2009