Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DINERO & INVERSIONES

Los 'osos' asoman en máximos

Las apuestas bajistas repuntan pese al escenario de euforia que reina en la Bolsa

Con el comienzo del rebote a principios de marzo, los osos, calificativo con el que se conoce a los inversores bajistas -en contraposición a los toros o alcistas-, retornaron a sus cuevas. Cuatro meses de hibernación a la espera de nuevas oportunidades para ganar dinero con la caída de las acciones. Ese momento parece que ha llegado; o así al menos lo sugiere el repunte de las posiciones cortas por parte de los hedge funds.

El florecimiento de las apuestas bajistas coincide con los máximos anuales alcanzados por las Bolsas esta semana. Puede parecer una contracción, aunque muchos expertos creen que es una consecuencia lógica si se tiene en cuenta que el rebote de la renta variable en los últimos meses ha sido demasiado rápido dentro de un escenario económico aún muy incierto.

Los 'hedge funds' vuelven a elevar sus ventas a corto en el Banco Popular

"Los inversores tendrán que prepararse para una época de turbulencias", advertían los analistas de Saxo Bank en el informe de perspectivas para el tercer trimestre que han publicado esta semana. El banco asegura que el optimismo que reina en el mercado está fuera de lugar. "Los desequilibrios que han empujado al mundo desarrollado a la crisis siguen sin solucionarse. La recuperación que nos espera será plana o en forma de W", concluyen.

En España, el despertar del letargo de los bajistas es especialmente visible en el sector de banca mediana, principalmente en el Banco Popular. En las últimas semanas, varios fondos especulativos han comunicado a la CNMV un aumento en sus apuestas bajistas en el capital de la entidad financiera. Con estos últimos movimientos, la parte del capital del Popular vendida a corto alcanza ya el 5,65%. Mediante esta estrategia, los hedge funds piden prestados títulos de una compañía para venderlos en el mercado con la esperanza de que la cotización caiga y así poderlos recomprar más baratos y embolsarse la plusvalía.

"Nuestra recomendación sobre la banca mediana española sigue siendo de reducir. Las perspectivas económicas y las valoraciones de las entidades con respecto a sus homólogos europeos justifican esta decisión", explica una analista del sector financiero en una de las principales casas de Bolsa del país. "El Popular no es que esté ni mejor ni peor que otros bancos medianos. Lo que ocurre es que es más fácil para los bajistas tomar posiciones cortas en este valor por su liquidez y volumen de contratación. Pedir prestados títulos en otros bancos sale mucho más caro", señala esta experta.

El retorno de los osos no es un caso aislado del mercado español. De hecho, en EE UU las apuestas que prevén una caída del índice S&P 500 han alcanzado su nivel más alto desde abril pasado. A 30 de junio pasado, últimos datos disponibles, había 10.000 millones de acciones de compañías del índice vendidas a corto, según cifras recopiladas por las Bolsas estadounidenses y Bloomberg. "Todavía hay mucho bajista en el mercado, reflejo de la brutal recesión en la que nos encontramos. Domina la incertidumbre", ha declarado James Paulsen, gestor de Wells Capital, a Bloomberg. Las principales apuestas bajistas en EE UU se centraban a finales de junio en el sector farmacéutico, tecnología y financieras.

Desde septiembre pasado, coincidiendo en el tiempo con la quiebra de Lehman Brothers, los supervisores estrecharon el cerco sobre los inversores bajistas. En el caso de España, la CNMV obliga desde septiembre a comunicar toda posición corta que exceda del 0,25% del capital en las entidades financieras cotizadas. Sin embargo, el organismo que preside Julio Segura apuesta por dotar al mercado de mayor transparencia en este tipo de operativa, por lo que apoya la propuesta del Comité Europeo de Reguladores de Valores (CESR) que, de prosperar, obligaría a los bajistas a comunicar al supervisor cualquier posición corta en cualquier valor (no sólo financieros) que supere el 0,1% e informar al mercado cuando traspase el 0,5% del capital.

Arranca el fondo cotizado inverso

Sea por mala suerte o por retrasos burocráticos y políticos, lo cierto es que en España el aterrizaje de algunos productos financieros ha llegado en el peor momento posible. El último ejemplo fueron los hedge funds. La comercialización de los fondos de alto riesgo coincidió con el fin del ciclo alcista en las Bolsas y con el estrangulamiento de liquidez en determinados activos utilizados por los hedge. Ahora, en pleno rebote alcista de los índices, llega a nuestro mercado el primer fondo cotizado inverso (ETF) sobre el Ibex 35. Este producto, gestionado por Lyxor, permite a los pequeños inversores aprovecharse de las caídas de la Bolsa española sin la necesidad de realizar operaciones que exigen más conocimientos sobre los mercados, como pueden ser el préstamo de títulos, los derivados o los contratos por diferencias. Aparte de apuestas bajistas, este instrumento facilita estrategias de cobertura, así como apuestas a corto y largo (por ejemplo, se apuesta por caídas del Ibex y subidas del Dow Jones).

El objetivo del Lyxor ETF Ibex 35 Inverso es dar la rentabilidad de una posición corta sobre una cartera compuesta por las 35 acciones del Ibex. Como todo fondo cotizado, replica el índice de forma diaria en tiempo real. La particularidad de este ETF es que difiere en una cosa del selectivo porque refleja el comportamiento diario del Ibex, pero con dividendos. Es decir, para su cálculo se descuenta el dividendo que paguen las compañías del índice. La comisión de gestión del fondo es del 0,4% sobre el patrimonio. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de julio de 2009

Más información