Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visita de apoyo de Pérez Esquivel a los opositores al puerto deportivo de Cangas

La constructora reanuda las obras con protección de la Guardia Civil

El argentino Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz (1980), acudió ayer junto a la antigua conservera de Massó Hermanos en Cangas para expresar su apoyo al Foro Social que se opone a la construcción de un puerto deportivo y una urbanización en O Salgueirón, el solar que fue de la conservera. La empresa constructora, Puentes y Calzadas, ha reanudado esta semana la ejecución del proyecto con protección de la Guardia Civil, que el lunes detuvo a uno de los portavoces del Foro Social.

Pérez Esquivel, cuyo padre era de Combarro, hizo un breve e intenso discurso ante una treintena de personas. "Estamos en un pequeño planeta, nuestra única casa", dijo para argumentar la defensa del medio ambiente mundial. "Aquí no hay fronteras para apoyar las causas justas", añadió. Anunció la posible creación de un tribunal penal internacional para juzgar los delitos ambientales y requirió el respeto a los derechos de los pueblos "porque muchas veces se privilegia al capital financiero sobre la vida del pueblo". En ese contexto, Pérez Esquivel defendió los intereses de los marineros y de la propia ría de Vigo.

"Aquí no hay fronteras para respaldar las causas justas"

Coincidiendo con su visita, la constructora Puentes y Calzadas ha reanudado el proyecto de Residencial Marina Atlántica para O Salgueirón con otra fase de obras que durará 18 meses. En esta etapa se recuperará el borde litoral, afirmándolo para construir en él un paseo marítimo, según consta en el proyecto de Marina Atlántica. Esta fase enlaza con la anterior de rehabilitación del dique de Punta Balea que, según la empresa, pudo culminarse pese a la oposición vecinal. Las obras que ahora acomete, "con todos los permisos pertinentes de la Autoridad Portuaria de Vigo y el informe favorable de la declaración de impacto ambiental", se extienden a lo largo de unos 1.300 metros del borde litoral, sin avanzar mar adentro en la propia construcción del puerto deportivo.

Marina Atlántica inició las obras de su proyecto en 2005, sin que apenas hayan podido adelantarse pese a la "poquísima gente" que se opone a las mismas, según insisten en destacar fuentes de la promotora y de la constructora. La cofradía de pescadores, por la previsible destrucción de un banco marisquero, y el Foro Social, por las circunstancias especulativas que concurren en el proyecto, presentan los principales focos de oposición al mismo. El actual gobierno de Cangas también negó su desarrollo en el pacto de coalición (BNG, PSOE y ACE), pero ahora sólo ACE, liderada por Mariano Abalo, mantiene una abierta beligerancia con el proyecto.

Las obras vuelven a estar protegidas por la Guardia Civil, que el lunes detuvo a uno de los portavoces del Foro Social. Abalo ha emplazado a la alcaldesa, Clara Millán, a paralizar las obras por carecer de permiso municipal y a cerrar al tráfico el vial que usan los camiones con material de obra por la amenaza que suponen sus vibraciones sobre el edificio de la antigua conservera, catalogada como referente del mayor interés del patrimonio industrial de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 2009