Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.300 firmas en cinco días para que se proteja el gallego

Los promotores del manifiesto reclaman al PP la vuelta al consenso lingüístico

Desactivar la asociación entre gallego e imposición y reclamar, desde la sociedad civil, que el PP regrese al consenso lingüístico y muestre "su acuerdo con las políticas de afirmación positiva para que el gallego que el propio PP impulsó desde la Xunta" son dos de las principales razones expuestas por los portavoces de una plataforma de acción ciudadana que ayer presentó el Manifiesto Galego. Patrimonio da Humanidade, en la Casa Galega da Cultura en Vigo.

El editor Manuel Bragado dio lectura pública a las 30 líneas del texto. Un discurso contundente de dos minutos que expresa la necesidad de añadir "un tono nuevo a la actual situación, muy preocupante". "La pretensión de hacer creer en una inexistente imposición lingüística disimula el intento de liquidación del gallego y de la supremacía del castellano. Pero Galicia es una sociedad en la que se hablan dos lenguas que, no se puede negar, están en situación de desigualdad, por lo que el gallego debe recibir una especial protección. Sólo así se podrá afirmar que se actúa en justicia y para procurar la igualdad entre los dos idiomas", reza el manifiesto que, según Bragado,

Alcaldes y funcionarios piden a la Xunta que cese el "conflicto creado"

"pretende ampliar el perímetro del abrazo de la lengua de todos porque puede ser apoyado por afinidades muy diversas".

Al cabo de sus primeros cinco días de difusión en la Red, según el último cómputo publicado, el manifiesto suma ya 1.300 adhesiones con amplia representación de la intelectualidad gallega (presentes en la sala), pero también con nombres llegados desde diversos ámbitos sociales. Entre el millar que respalda el escrito hay escritores, docentes, editores y libreros, al igual que jubilados, obreros, sanitarios, periodistas, curas, parados, taxistas, sindicalistas, abogados y parlamentarios del BNG y del PSdG.

"El PP se equivoca si piensa que el sentir último de la sociedad gallega es convertir el gallego en un idioma etnográfico, como ellos pretenderían", afirmó el filósofo Antón Baamonde, quien no descarta que la recogida de firmas camine hacia la presentación de una iniciativa legislativa popular en el Parlamento del Hórreo. El escritor Xabier Puente Docampo cerró el acto con su intervención: "Estamos demostrando que Galicia está alerta y confío en que se levantará por la lengua; hago un llamamiento a hacerlo con toda la cordialidad, con la que siempre tuvimos y la que tenemos ahora".

La Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp) rindió ayer homenaje a los 25 años de otro texto en defensa del idioma del país: la Declaración do Hostal. Este escrito dinamizó el proceso de normalización lingüística en los ayuntamientos y renovó el compromiso a favor de la promoción y uso del gallego. Tanto Xaquín Monteagudo, presidente de los Funcionarios pola Normalización Lingüística, como Carlos Fernández, presidente de los alcaldes, no se quedaron en loar el gallego en la Administración municipal. Para ambos, la Xunta debe potenciarlo y dejar de lado un "conflicto creado". "Al margen de crispaciones, argumentos demagógicos o afirmaciones simplistas que alimentan conflictos artificiosos", añadió Monteagudo, "nunca hubo problemas con las dos lenguas". El conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, también en el acto, recogió el guante: "Con este Gobierno se abre una etapa para construir un pacto por la lengua", informa Belén Kayser.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de julio de 2009