Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Eto'o sólo se fía de Guardiola

Mesalles, agente del ariete, dice que la directiva del Barça miente y aguarda la postura del técnico

Envuelto en flashes, Josep Maria Mesalles, abogado y agente de Samuel Eto'o, sujetó ayer en una mano un correo electrónico del Barça y en la otra su teléfono móvil con un mensaje del responsable del área deportiva (Raúl Sanllehí) en el que se ofrecía ampliar el contrato al ariete. Un asunto que trae tanta cola como acusaciones y que sólo puede resolver el técnico, Pep Guardiola.

Mesalles se reunió el lunes en París con Eto'o. A las 20.20, según justificó con un billete de avión, partió hacia Barcelona. A eso de las 22.30 llegó a su despacho. Bip, bip, sonó su móvil tras conectar la batería, hasta entonces agotada. "¿Has recibido el mensaje?", le preguntó Sanllehí. "No", respondió, convidándole a reenviárselo. A las 23.35 le llegó el email y su correspondiente mensaje al móvil. "Apreciado Josep Maria, una vez sabida vuestra decisión irrevocable de seguir en el club [hasta 2010, el año que tiene firmado], el Barça ha decidido ofrecerle las mismas condiciones de contrato hasta junio de 2012", se leyó en el ordenador. "Lo que no entiendo", lamentó Mesalles con acidez, "es que se filtre la noticia antes a los medios de comunicación que al jugador". Desde el Barça contrarrestan: "Se envió a las 21.15. Quizá no le llegó y por eso se la reenviamos". Pero Mesalles, cansado de la actitud del Barça, tiró con bala, no sin antes detallar todas las negociaciones hasta la fecha.

"Estoy seguro de que no existe la oferta del Manchester City"

"Si el entrenador no le quiere, no será un problema; Samuel ama al club"

Hace tres semanas, el Barça se reunió con Mesalles. "Se nos comunicó que no contaban con Eto'o por decisión técnica", aclaró, "y aceptamos trabajar coordinadamente para encontrar una salida". Eso significó mentir a los medios. "El técnico cuenta con Eto'o", afirmó entonces Mesalles. "La coordinación obligó a ello. Fue más bien no decir la verdad", rezongó. Y prosiguió con su discurso. Tras la primera reunión, el Barça y Mesalles se reencontraron dos semanas después en la 18ª planta del hotel Princesa Sofía. "Pedimos que pusieran precio para tantear a los seis o siete clubes a los que podíamos acudir por las pretensiones económicas de Samuel", apuntó Mesalles. El Barça lo cifró entre 30 y 35 millones de euros, además de revelar una oferta del Manchester City (25). "Cuando os pongáis de acuerdo, me citáis", concluyó Mesalles. Hasta hoy, que sigue sin conocer la propuesta. "Estoy seguro de que no existe tal oferta. Es falsa", ahondó. Desde el Barça lo ven distinto: "Fue Mesalles quien nos mencionó la oferta del City y por eso, viendo que cobraría 10 millones, rebajamos nuestras pretensiones". El agente, al tiempo, se ciñó a la, según su entender, actitud deplorable del Barça. Joan Laporta, el presidente azulgrana, estaba como epicentro de la crítica.

Por dos veces exigió Mesalles a Laporta que no declarara en público que estaban en negociaciones con el jugador porque era falso. "Hasta aquí podemos llegar", explotó a la tercera. Y citó a los medios. "No vamos a dejar en ningún momento que el presidente falte a la verdad y a la realidad. La directiva ha dicho falsedades", destacó. "Y si Samuel se va", prosiguió, "no es por un tema económico, sino porque alguien no quiere que siga". Agregó en el saco de las mentiras que el jugador reclame 15 millones por el traspaso como se ha filtrado desde el club. "Igual querían decir el 15% del traspaso. Pero es difícil porque ni siquiera hemos hablado con el City", resolvió irónico. "Y se está creando una imagen de pesetero que el chaval no tiene", ahondó. "Pero es así", insisten desde el Barça.

Para Mesalles, hay algo que no cuadra. "Nuestro error ha sido no comprobar si fue el entrenador quien no lo quería en el equipo. Que yo sepa, Guardiola siempre ha dicho que él manejaba todo lo del vestuario y hablaría con los jugadores", aseguró. "El técnico está al corriente de todos los movimientos", responden desde el Barça, "y eso es falso porque sólo dijimos que Guardiola veía bien que Eto'o quisiera buscarse el contrato de su vida fuera del club". Un error sin subsanar. "¿Por qué no llaman a Guardiola?", preguntaron a Mesalles. "¿Y por qué no lo hace el técnico?", respondió. Aunque matizó: "Si Guardiola quiere al futbolista [al acabar el curso, lo dijo], Samuel se queda. Si no, no será un problema porque él, sobre todo, quiere al club, de manera que nos deben facilitar la salida". El Barça coge turno: "Esperamos una respuesta a la oferta".

Pero esto no se desatasca hasta que Guardiola se pronuncie, hasta que aclare si quiere o no a Eto'o en el Barça.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 2009