Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estación de Aluche: "Sosténganse que vamos a chocar"

El conductor de un tren de cercanías da marcha atrás y provoca una colisión con otro convoy - El choque causa 57 heridos leves

El tren estaba detenido en la estación de cercanías de Aluche. Edison Rosero viajaba sentado en el primer vagón cuando el conductor salió de su cabina, según relata el pasajero, y les anunció: "Sosténganse que vamos a chocar". Un segundo tren, que había pasado por la estación minutos antes, dio marcha atrás y les embistió con su parte trasera. Eran las 7.38 de la mañana de ayer. "Se ha ido la luz un momento y ha pegado un zambombazo", recordaba Pilar. "Ha sido un susto tremendo". Sufrió un ataque de ansiedad. Otros 56 personas más resultaron heridas leves.

En el tren que dio marcha atrás se encontraba la explicación al accidente. Según relatan algunos pasajeros, el convoy paró en la estación, pero no se abrieron las puertas. Luego continuó el trayecto. Uno de los pasajeros, que quería bajarse en esa parada, decidió por su cuenta avisar el conductor de que se había pasado la estación con el método más expeditivo: accionando el freno de emergencia. "Se quedó parado sin abrir la puerta y yo toqué la alarma", declaró posteriormente a la cadena SER el viajero. "Yo tengo que parar aquí", se justificó.

"Se ha ido la luz y ha pegado un zambombazo", decía una viajera

El servicio quedó interrumpido en tres estaciones hasta media tarde

Tras tirar del freno de emergencia, el tren se detuvo en seco. Poco después, el conductor dio marcha atrás, invadiendo de nuevo la zona señalizada para parar en la estación y chocando con el otro tren, que ya se había detenido junto al andén."La gente se ha caído, ha habido muchos nervios. Incluso han ido a recriminar al conductor, aporreando la puerta para pedirle explicaciones", relataba Alberto Molina, que había sufrido un golpe en la rodilla.

Entre los dos trenes, que pasaban con una frecuencia de unos tres minutos, había cerca de 1.000 pasajeros, según Renfe. Los servicios de emergencia atendieron a 57 de ellos por heridas leves y 12 fueron remitidos al hospital Clínico, incluida una mujer embarazada. A última hora de ayer todos habían recibido el alta con pronósticos "muy leves".

"Hemos tratado contusiones, heridas, dolores cervicales", explicó Fernando Prados, del SAMUR. "Todos han podido salir por su propio pie", apuntó. Hasta el lugar se desplazaron 13 ambulancias y en la avenida de los Poblados, al sur de la capital, se instaló un hospital de campaña que atendió a los heridos durante cerca de dos horas. La mayoría habían sufrido ataques de ansiedad. Ya bien entrada la mañana, todavía se alejaban algunos de los pasajeros sin poder contener las lágrimas.

Según el director general de Cercanías de Renfe, Javier Pérez Sanz, se ha abierto una investigación para determinar las causas que provocaron el accidente. En el reconocimiento médico hecho al maquinista que dio marcha atrás no se detectó dolencia alguna. El hombre dio negativo en la prueba de alcoholemia.

El accidente, en hora punta, afectó a la línea 5 de Cercanías, que comunica Fuenlabrada con Móstoles pasando por el centro de Madrid. Los trenes dejaron de funcionar entre Cuatro Vientos y Laguna desde que se produjo el choque hasta las seis y media de la tarde, cuando se restableció la circulación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de junio de 2009