Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del accidente de Barajas no halla peritos imparciales

La agencia aérea de la UE rehúsa hacerel informe del siniestro del MD-82

Diez meses después del accidente aéreo de Barajas, en el que el 20 de agosto de 2008 perecieron 154 personas al estrellarse durante la maniobra de despegue un avión de Spanair, el juez que investiga el caso no tiene ningún especialista u organismo del que se fíe para que le haga el informe pericial sobre las causas del siniestro del MD-82 de Spanair. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), a la que el juez Juan Javier Pérez había recurrido para que le hiciera dicho informe, ha comunicado que no lo hará porque, alega, "los peritajes de esta naturaleza no son de su competencia", según informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La AESA ha remitido un escrito al Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid en el que, aunque se muestra dispuesta a seguir colaborando en lo que le pida la Agencia Española de Seguridad Aérea, comunica su decisión de no elaborar el informe sobre la causa o causas del accidente. El juez acudió a AESA, con sede en Colonia, ante "las previsibles dificultades para hallar peritos completamente objetivos e imparciales" en España.

AESA dice que las periciales sobre causas de siniestros no le competen

El pasado 2 de diciembre, el magistrado designó ocho peritos para investigar las causas del siniestro. La comisión estaba formada por dos pilotos, dos ingenieros, dos técnicos y dos mecánicos elegidos entre las asociaciones profesionales.

Así, el juez dejaba de lado a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), adscrita al Ministerio de Fomento, con la que colaboran Boeing y Spanair, empresas que se pueden enfrentar a indemnizaciones millonarias en función del resultado del proceso judicial.

Pero la comisión designada por el juez ni pudo comenzar a andar. Tras descartar a dos mecánicos por "no cumplir los imprescindibles requisitos de imparcialidad", el juzgado escuchó a cuatro sustitutos "con idéntico resultado". Todos habían trabajado en algún momento en tareas de mantenimiento de aparatos de Spanair.

La decisión de AESA pone en un brete al juez instructor, ya que ahora no tiene ni un solo especialista que le haga el informe sobre qué provocó el siniestro del aparato. De momento, tendrá que seguir recurriendo a la CIAIAC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 2009