Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en París el jefe de los etarras que espían a las víctimas

Nuevo golpe a uno de los núcleos vitales de la dirección de ETA

El arresto a 20 kilómetros de París del supuesto jefe del aparato de información de la banda, Javier Arruabarrena Carlos, y de su lugarteniente, Ohiana Garmendia Marín, fue calificado de "muy importante" por medios antiterroristas. No sólo porque la dirección etarra ve que la marea de los servicios policiales franceses y españoles que luchan contra ETA llega de nuevo hasta uno de los puntos neurálgicos de la banda. Sino por el "abundante material" en soporte informático intervenido.

Arruabarrena era, según la Guardia Civil, el jefe etarra encargado de recopilar los datos sobre posibles objetivos de ETA. Esa información es crucial. Una vez tamizados por la dirección y con el visto bueno del aparato militar, son enviados a los comandos para que los legales o los liberados puedan completarla y cometer sus crímenes o extorsionar. La operación conjunta, que llevaba tiempo en marcha, fue planeada por los servicios de información franceses (DCRI) y del instituto armado y ejecutada por la policía judicial.

La jefatura de información de ETA está encuadrada en el aparato político, desarticulado en mayo de 2008 en Burdeos con la detención de su jefe, Francisco Javier López Peña, Thierry. Desde entonces, ETA no ha parado de ver cómo los sucesivos jefes militares etarras (tres en cinco meses, incluido el mítico Txeroki) iban cayendo en la tela de araña que tejen los investigadores españoles y franceses. A Arruabarrena, de 37 años y natural de Elorrio, se le vincula con los atentados cometidos en 2000 por el comando Vizcaya tras la ruptura de la tregua. En concreto, uno fallido contra una patrulla de la Guardia Civil en Bilbao en enero.

Juzgado en rebeldía en octubre de 2008, fue condenado a cinco años por formar parte de los grupos de reserva. Ohiana Garmendia, su pareja sentimental, fue condenada en 2007 a cuatro años por reclutar etarras. Su foto, con una cinta morada en el pelo, estaba incluida en la web de la policía como presunta etarra implicada en actos terroristas. Hoy celebrará su cumpleaños entre rejas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 2009