Análisis:DESDE EL PARQUÉ | MERCADOSAnálisis
i

La banca se olvida de la crisis

La sesión de cierre de esta última semana ha supuesto para los mercados de valores una especie de vuelta al optimismo que, si ya el día anterior se había apoyado en los datos económicos, ayer lo hizo en las previsiones empresariales.

El Banco Santander anunció que mantiene sus previsiones de beneficios para el actual ejercicio, aunque será más complicado conseguirlo que el año anterior. Además, el banco rebaja sus expectativas de créditos morosos desde el 4,5% hasta el 3,5% y mantendrá en el 50% el porcentaje de los beneficios destinado a dividendos.

Las acciones del Banco Santander subieron al final de la sesión el 4,99% y en el conjunto del ejercicio suben el 27,08%. Los títulos de BBVA siguieron la inercia alcista de Santander y ganaron el 3,66%, lo que les permite recuperar el terreno positivo en cuanto a las ganancias anuales y ya sube el 2,79%.

El impulso de los valores bancarios animó al conjunto del mercado español y el Ibex 35 cerraba la sesión con una subida del 2,10% y en 9.580,90 puntos. Con esta subida se suaviza la caída semanal, que finalmente queda en el 1,37% y que pone fin a una racha de cuatro semanas consecutivas de ganancias.

El vencimiento de los contratos de opciones y futuros de este mes trajo consigo un importante aumento de la contratación de acciones, que rozó los 7.000 millones de euros gracias a las grandes operaciones con títulos de Telefónica, Santander y BBVA.

Las operaciones del mercado abierto también acusaron el cambio de tono de la jornada y sumaron 3.515,19 millones de euros, de los que algo más de 1.000 millones los aportó la fuerte demanda de acciones de Banco Santander.

La sesión disfrutó de una especie de tregua en la recepción de indicadores económicos, lo que facilitó los ajustes entre oferta y demanda sin demasiadas presiones. Los inversores se dejaron llevar por el momento y valoraron lo que tenían más a mano, que no era poco, para dejar en un segundo plano los problemas macroeconómicos.

La lectura que dejaba esta sesión es que las grandes empresas multinacionales han sido capaces de diluir los riesgos de un país en el conjunto de su negocio, lo que parece que les permitirá sortear la crisis sin demasiados problemas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50