Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres detenidos en las protestas contra la marina de Cangas

Las obras continúan entre la oposición de los vecinos

El conflicto por las obras del puerto deportivo de Massó, en Cangas, continuó ayer su escalada, con la detención por la Guardia Civil de tres vecinos que intentaban paralizar los trabajos. Los detenidos pertenecen al colectivo Foro Social, que lidera la oposición al proyecto de la marina en la antigua factoría de la conservera.

Un grupo de unas 20 personas se concentró a primera hora de la mañana en la zona donde se efectúan los trabajos, que según los afectados consisten en la ejecución de un relleno. Los vecinos se situaron en la zona de la playa, con el objetivo de manifestar su rechazo y paralizar las obras. Los efectivos de la Guardia Civil les instaron a abandonar la zona para que continuara la actividad, y detuvieron a tres de los manifestantes que se resistían a abandonar el lugar.

Seis horas después de la detención, los vecinos pudieron abandonar el cuartel de la Guardia Civil, aunque a mediodía de hoy deberán comparecer ante el juez para conocer si instruye diligencias. El parte de los agentes que los detuvieron denuncia coacciones y desobediencia grave por parte de los tres miembros del Foro Social.

Las fuerzas de seguridad custodian las obras desde su reinicio, la pasada semana, después de que la oposición vecinal lograra detener durante dos años el proyecto del arquitecto Norman Foster para Residencial Marina Atlántica, que incluye el puerto deportivo. El conflicto ha abierto una brecha entre el concejal de Urbanismo, Mariano Abalo, de Alternativa Canguesa de Esquerdas, que se opone al proyecto, y la alcaldesa, Clara Millán (BNG), que rechaza la petición vecinal de paralizar las obras. Millán rehusó ayer explicar su postura a este periódico.

Las movilizaciones continuaron por la tarde, con el desplazamiento de decenas de embarcaciones a la zona del puerto deportivo, en la que también se concentró un grupo de vecinos. Los opositores consideran ilegal el proyecto, al carecer el Puerto de Vigo de plan de usos y de un plan especial específico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 2009