Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | El urbanismo y el agua

El urbanismo salvaje se estrelló en el Parlamento Europeo

Los candidatos a la Eurocámara abogan en la campaña del 7-J por la sostenibilidad

Ha sido la legislatura en que Europa ha condenado la legislación y las prácticas urbanísticas en el territorio valenciano. Hasta tres informes ha debatido y aprobado -por abrumadora mayoría- el Parlamento Europeo (PE) tras recibir miles de quejas sobre abusos urbanísticos cometidos al amparo de la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU) y, después, de la Ley Urbanística Valenciana (LUV). Otras poblaciones de Andalucía, Madrid o Murcia se han visto sometidas al mismo escrutinio, pero el número de denuncias llegadas desde otros lugares de España ha sido mucho menor que las de residentes en la Comunidad Valenciana.

Aunque estos informes no son vinculantes, la Eurocámara pidió a la Generalitat -si bien el interlocutor oficial es el Gobierno español- que eliminase de sus leyes los artículos que provocan indefensión entre los afectados por un plan urbanístico e incluso que se paralizasen los que no se han tramitado con todas las garantías. La presión ha sido grande y la polémica en torno al urbanismo valenciano se ha saldado, además de con los informes, con una denuncia contra España por la falta de transparencia en los procesos de contratación pública. El asunto está pendiente en el tribunal europeo.

EU y Bloc acusan de connivencia a PP y PSOE por rechazar el informe Auken

Los programas al 7-J eluden el urbanismo porque no compete a la Eurocámara

De todo esto, o no aparece nada o muy poco en los programas de los grandes partidos que se presentan a las elecciones europeas del 7 de junio. "El urbanismo es una competencia de cada Estado miembro, por tanto, es difícil que aparezca delimitado en los programas. Pero sí se habla de una economía verde, de que Europa debe avanzar en todos los órdenes, también en el urbanístico, hacia la sostenibilidad", apunta el candidato valenciano del PP, José Manuel García Margallo.

Los socialistas hablan de "dar un giro hacia el color verde de nuestro sistema productivo y nuestra forma de vida". Añaden, para evitar equívocos, que en su manifiesto-programa no se alude expresamente al modelo de urbanismo porque es un programa consensuado entre todos los socialistas europeos y no baja hasta el detalle. "Pero está en el espíritu del texto que defendemos la sostenibilidad", precisan. En las candidaturas a las que pertenecen Esquerra Unida, el Bloc Nacionalista Valencià-Coalició per Europa, por citar otros ejemplos, se apela al ecologismo y a la preservación del territorio frente a la especulación. Nadie se sale del guión verde.

Los enfrentamientos a cara de perro entre los eurodiputados españoles del PP y los del resto de fuerzas políticas que se han visto en el pleno del PE o en su Comisión de Peticiones -órgano anejo a la Eurocámara- quedan en tiempo de campaña para el cuerpo a cuerpo en los debates electorales y para los mítines.

El PP acusa al PSOE de "ensuciar" la imagen de la Comunidad Valenciana por apoyar con sus votos los dos primeros informes, ambos críticos con el modelo urbanístico valenciano. El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, lo hizo en el mitin que ofreció el pasado 24 de mayo en Alicante. Pero, de puertas adentro, la desesperación de los eurodiputados españoles del PP ha sido tal, que han exigido a la Generalitat que solucione el problema porque su posición dentro de la Eurocámara era insostenible. Incluso los populares de otros países votaron a favor de estos informes.

Los socialistas se defienden. "Queremos un urbanismo que se rija por el criterio de la demanda, no de la oferta", subraya el número 10 de la lista del PSOE a las elecciones del 7-J, el valenciano Andrés Perelló, en alusión a la política de manga ancha que el Consell de Francisco Camps ha dado a los promotores inmobiliarios.

Sólo formaciones como Esquerra Unida o el Bloc-Coalició per Europa arrojan a la cara de los dos grandes partidos, PP y PSOE, que se opusieran al informe Auken, el último y más crítico votado en el PE. "Estamos hablando de políticas económicas basadas en el ladrillo, en las que han estado en connivencia política, tanto las administraciones gobernadas por el PP como por el PSOE", criticó la candidata de Izquierda Unida, Esther López, en un debate televisado.

Enric Nomdedéu, candidato del Bloc, remata esta idea. "Hemos visto cómo el modelo económico potenciado desde el sector público ha girado en torno a un urbanismo durísimo y depredador, que ha recibido un informe muy severo del PE. Un documento que PP y PSOE han criticado y que el Bloc aplaude".

Los socialistas, que apoyaron los dos primeros informes y rechazaron el tercero, niegan que exista un cambio de posición. "No ha habido tal giro. Lo que no podíamos permitir es que se ponga en duda a las altas instituciones del Estado o se castigue a España con la congelación de fondos europeos, cuando el problema tiene responsables y nombre y apellidos", remacha Perelló.

Desde el PP se aboga por un pacto entre partidos para no utilizar el PE como tercera cámara -tras las Cortes Valencianas y las Cortes Generales- y, sobre todo, para no erosionar la imagen de la comunidad autónoma. Los socialistas están abiertos a un acuerdo urbanístico con el Consell, pero no a la trágala.

La polémica urbanística en Europa

- Tres informes y una denuncia. El Parlamento Europeo ha aprobado tres informes críticos con las leyes urbanísticas valencianas. La Comisión Europea llevó además a España al Tribunal de Justicia europeo a cuenta de las leyes urbanísticas valencianas. Los informes no son vinculantes y la denuncia está pendiente de fallo.

- Miles de supuestos abusos. Hasta la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo han llegado miles de denuncias de residentes en la Comunidad Valenciana -muchos de ellos extranjeros- por supuestos abusos urbanísticos cometidos al amparo de la legislación valenciana.

- Informe Auken. Es el tercero y el más duro. Lo elaboró la diputada verde danesa Margrete Auken y fue aprobado el pasado mes de marzo por 349 votos a favor, 110 votos en contra y 114 abstenciones. Eurodiputados socialistas y populares españoles intentaron sin éxito suavizarlo.

- Algunas de las frases más severas. Auken propone que se congelen los fondos europeos a España por no atender las recomendaciones del Parlamento Europeo. Hace

responsable, por acción u omisión, a las tres administraciones -estatal, autonómica y local- del desbarajuste y alude al conchabeo entre concejales, agentes urbanizadores, promotores inmobiliarios e instituciones financieras, que estarían al tanto de las irregularidades. Cuestiona la justicia española como medio para obtener reparación y justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de mayo de 2009

Más información