Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:38ª y última jornada de Liga

Un veterano de 21 años

Mata, que ha jugado todos los partidos, ha vivido una progresión imparable en el Valencia

Juan Manuel Mata (Burgos, 1988) parece tenerlo todo bajo control: los estudios de Tercero de INEF y Márketing en la universidad, la progresión imparable en el Valencia, la llamada de la selección... "El fútbol para mí es una vocación, no una profesión", afirma mientras sorbe un café con leche en una cafetería de Valencia. Los ojos azules escrutan todo lo que pasa a su alrededor. "¿Cómo se va a la Fnac?", pregunta tras la charla. Atrás ha dejado una temporada impecable: 37 partidos de Liga, 3.035 minutos, 11 goles, 9 pases de gol... Es el único jugador de campo, junto a Filipe, del Deportivo, que ha disputado todos los partidos de Liga hasta llegar al último, hoy ante el Athletic en Mestalla, donde el Valencia necesita un punto para entrar en la UEFA. Los otros dos son porteros: Riesgo, del Recre, y Diego López, del Villarreal. Y justamente hoy se va a perder la última cita por acumular cinco amarillas. Éstas son sus reflexiones:

- "Creo mucho en la movilidad entre líneas". "Soy un extremo o media punta al que le gusta asociarse, tirar paredes, ser vertical y, si puedo, marcar o dar un pase de gol. No soy de buscar el uno contra uno, sino de moverme rápido, de desmarques y paredes. Con Villa es muy fácil, si se la pones a la espalda de la defensa, siempre está. Los rivales ahora me exigen más en los marcajes: la marca es más encima. Para el delantero centro, el gol es más importante; para los que jugamos por detrás, un pase al compañero con el que sólo tenga que empujar el balón, es muy placentero: ese tipo de pase, en el momento preciso y con la fuerza justa".

- "Busquets ha dado un gran salto". "Busquets, Piqué, Llorente y Negredo también han crecido muchos. ¿Las claves? Primero la confianza del entrenador, segundo, la mejora táctica y defensiva. En tercer lugar, las rachas goleadoras [14 tantos en total, 11 en la Liga], pero, bueno, lo puedo hacer mejor. En los últimos tres años, la evolución de goles ha sido 10, 9, 14... Parece que voy mejorando. ¿Puntos débiles? La cabeza y la derecha. Contra el Rosenborg marqué de cabeza, pero casi ni quería. Contra el Betis fue mi mejor gol: recibí un pase de Edu, recorté dos veces a Nelson y marqué. Ahora soy más resistente. Así consta en las pruebas del programa Amisco, que mide la intensidad de las carreras. Nunca he tenido una lesión muscular: toco madera. También me ayudan los estudios de Educación Física. Me gusta el fútbol inglés: es vertiginoso, mucho más físico e intenso. Nuestro partido colectivo del año fue contra el Barça. El mío individual, frente al Deportivo en Mestalla".

- "Dejo mi contrato de lado". "El contrato

[uno de los más bajos de la plantilla] es el que es y el rendimiento espero que sea mejor. Lo dejo a un lado. El club me dijo que hablaríamos al final de temporada. Mi padre es mi representante. No me toca el orgullo que Villa y Silva sean considerados las estrellas del equipo: estoy contento de que estén reconocidos. Ojalá sigan con nosotros. Siempre me han dicho que soy muy maduro. Debe ser porque salí de casa a los 15 años. Estaba en el Oviedo y entré en la escuela del Real Madrid. Allí me formé como jugador y como persona. Mi padre fue futbolista: ascendió dos veces a Primera, pero no llegó a jugar en esa categoría. Pasó por el Burgos, el Salamanca, el Oviedo... Sabe de qué va este mundo. Me supo llevar. Sé de chavales a los que los padres les hunden".

- "En la selección son muy buenos". "Vicente del Bosque me llamó por primera vez en Vila-real, en un amistoso frente a Chile. Es un grupo muy cercano que te hace sentir muy bien. No pude debutar, pero lo hice unos meses después en un partido oficial, frente a Turquía en el Santiago Bernabéu. Me sorprendió porque fui el primer cambio y participé mucho en el juego. ¡Son muy buenos! Se ve en las posesiones y en los partidillos al primer toque, que es donde se aprecian las carencias: no la pierden nunca. No sé si iré a la Copa Confederaciones o a la Eurocopa sub 21 de Suecia. Me gusta salir por el centro de Valencia, una vez por semana voy al cine. He visto Ángeles y Demonios. Tengo pendiente leer Los hombres que no amaban a las mujeres. Quiero tener un título universitario. Hago trabajos y me presento a los exámenes y a las tutorías".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 2009