El PP de Pontevedra fuerza a Feijóo a recortar la 'superdelegación' de Vigo

La Xunta cede a la presión y refuerza su oficina en la capital provincial

A mediodía de ayer, el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, reclamaba sin éxito a la oposición que deje de exigir el cese del superdelegado de Ourense, Rogelio Martínez, condenado por defraudar fondos públicos, y se preste a debatir sobre la nueva estructura periférica de la Xunta. Los diputados socialistas y nacionalistas siguieron a lo suyo en el hemiciclo, pero las súplicas de Rueda no cayeron en balde.

Desde su propio partido, a la misma hora, el presidente local de Pontevedra, Telmo Martín, y su jefe en la provincia, Rafael Louzán, se encargaron ellos solos de animar la discusión. El candidato a alcalde, Telmo Martín, quien la semana pasada amenazó con abandonar la política si Pontevedra pierde peso institucional, anunció por su cuenta que la superdelegada de Vigo, Lucía Molares, sólo representará a tres consellerías (Traballo, Facenda y Mar) de las diez que integran la Xunta. Para cualquier gestión en las otras siete, los habitantes de los 62 ayuntamientos de la provincia tendrán que dirigirse a la oficina de Pontevedra, que preside José Manuel Cores Tourís. Eso dijo Martín, y lo mismo refrendó Louzán cuando aseveró que "todo quedará como estaba". "Desde el primer momento tuvimos claro esta circunstancia", insistió el presidente provincial.

Telmo Martín jugó sus bazas y presionó, admiten personas de su entorno
Vigo contará con el mismo número de oficinas que en la legislatura anterior

La Xunta tardó varias horas en reaccionar al anuncio de Martín y Louzán. Finalmente, a última hora de la tarde, la Consellería de Presidencia hizo público un comunicado en el que matiza que la delegada en Vigo, Lucía Molares, "tendrá la representación de la Xunta en su totalidad y no sólo de una consellería específica". La nota señala que los ciudadanos de Vigo podrán dirigirse a la delegada en su ciudad para gestiones relacionadas con cualquier departamento. Sin embargo, fuentes del Gobierno admitieron que Molares sólo tendrá mando orgánico sobre las tres consellerías citadas por Telmo Martín.

El recorte de funciones supone un revés para el proyecto para descentralizar la Administración, y "acercarla a los ciudadanos", que el presidente de la Xunta ha vendido a bombo y platillo. Vigo, a diferencia de lo que el PP repitió en campaña, no contará con uno más de los superdelegados provinciales. Ni en la toma de posesión de los cinco altos cargos ni en la presentación multitudinaria de Molares en Vigo, el Gobierno explicó esta salvedad. El propio Rueda, de quien depende la nueva estructura de la Xunta, se limitó a decir entonces que la división en cinco "no se hizo contra nadie sino todo lo contrario".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El decreto que regula las delegaciones territoriales, aprobado el pasado 30 de abril, atribuye a la de Vigo las competencias de "ejercer la representación oficial de la Xunta" sobre los 14 municipios de la futura área metropolitana. Fuentes del Ejecutivo dan por hecho que Feijóo ratificará esta mañana en la reunión semanal que la Xunta traslada hoy a Pontevedra, el discurso de Martín y Louzán. Lo hará, previsiblemente, sin modificar el texto del decreto, agarrándose a una disposición adicional de la norma que le faculta para modificar "la estructura de las delegaciones territoriales de Pontevedra y Vigo, que quedarán supeditadas a lo que determinen las nuevas estructuras orgánicas de las consellerías".

De ese modo, Vigo contará con las mismas sedes de la Xunta que en la anterior legislatura. El delegado en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, coordinará mientras ocho áreas, ya que Facenda está duplicada en las dos ciudades, para los 62 ayuntamientos de la provincia.

El entorno de Martín admite que el presidente local de Pontevedra presionó, y mucho, a Feijóo para que Vigo no incrementase su poder en la provincia. "Siguió el proceso muy de cerca y jugó sus bazas", aseguran.

La marcha atrás de la Xunta desató un sinfín de reacciones en Vigo. El alcalde, Abel Caballero, estimó necesario que la delegación de la Xunta incluya las competencias de las 10 consellerías de la Xunta para que el proyecto de superdelegación sea "creíble". En términos similares se pronunció el teniente de alcalde Santiago Domínguez (BNG), para quien "la única finalidad" de los delegados será el de ser "comisarios políticos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS