Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La investigación del 'caso Gürtel'

El 'caso Camps' y la investigación de la corrupción desatan la inquietud en el PP

El equipo de Rajoy ignora la versión que el líder valenciano quiere contar al juez

La inquietud se ha desatado en el PP a raíz de la imputación, el pasado jueves, del presidente valenciano, Francisco Camps, y de los próximos acontecimientos en torno a la trama de corrupción masiva que lidera Francisco Correa y que, según fuentes conocedoras de la investigación, puede implicar a nuevos dirigentes de este partido. En abierto contraste con las decisiones adoptadas respecto de otros imputados en la misma trama en Madrid, el PP ha optado por dar, de momento, su apoyo ciego a Camps, citado a declarar como imputado el próximo martes en el Tribunal Superior de Justicia valenciano para explicar supuestos cohechos.

El líder valenciano, uno de los principales apoyos con los que contó Rajoy para su reelección como presidente del partido en el Congreso celebrado en Valencia en junio de 2008, lleva tres meses afirmando que espera este momento como su oportunidad para contar "la verdad" sobre su relación con una trama corrupta que se enriqueció con contratos de su Gobierno. El PP, que ha optado por destituir a alcaldes y a un consejero y por suspender de militancia a diputados autonómicos de Madrid imputados en la trama, se encomendó ayer por completo a ese supuesto as en la manga que Camps insinúa tener para demostrar que "no hay nada de nada", la única respuesta que ha dado hasta ahora a los ciudadanos.

Lo que hay en el sumario son facturas de la tienda de ropa que suministró trajes a Camps supuestamente pagados por Álvaro Pérez, El Bigotes, el líder de la trama en Valencia; talones bancarios y transferencias documentadas de dinero de las empresas de la trama corrupta para abonar la ropa regalada al presidente valenciano, y todo tipo de testimonios de los empleados del establecimiento que ratifican lo que ocurrió.

A falta de pronunciamiento público de Mariano Rajoy, la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, asumió ayer como propio ese discurso de Camps según el cual es una ventaja haber sido imputado. "[Camps] va a poder acudir a la justicia, y va a poder hablar y va a poder defenderse personalmente de todas las insidias y acusaciones que se están vertiendo contra él", dijo Cospedal. "Por fin va a poder hablar en condición de igualdad y tener derecho a la defensa".

Hasta ahora, Camps ha intentado desvincularse de El Bigotes aunque después se ha demostrado que tenían una relación muy estrecha. También ha dicho que él paga sus trajes, pero no lo ha probado. La realidad es que nadie está seguro en el PP de cuál es esa "verdad" que Camps está deseando mostrar al juez. El propio Camps, que en tres meses no se ha explicado públicamente, ha convertido esa visita al juzgado en el todo o nada de este caso. El peso de Camps como baluarte de Rajoy en el partido, el contexto en el que se produce su imputación, y el apoyo ciego de la cúpula, lo convierten también en una prueba de fuego para la actual dirección del PP.

Los populares confían en que el caso contra el presidente se cierre sin pruebas de corrupción. La aspiración realista en el PP es que todo se pudiera quedar en un "cohecho impropio", es decir, que se demuestre que Camps ha recibido regalos de la trama corrupta para que les favoreciera, pero sin que se llegue a probar que efectivamente la haya favorecido. La dirección no tiene las mismas esperanzas para los demás cargos valencianos implicados, como el secretario general Ricardo Costa.

En cualquier caso, y ésta es la versión optimista que manejan en el PP, el golpe es demoledor para el presidente Camps, que seguramente dirá adiós a su carrera política.

Además, si Camps sale el martes con una imputación firme por corrupción, el PP incurrirá en una grave contradicción si no actúa disciplinariamente contra él. Tres diputados de la Asamblea de Madrid fueron suspendidos de militancia después de su paso por el juzgado por la misma trama, aunque el dinero recibido fue notablemente superior. El Comité de Garantías del partido (su órgano disciplinario) es el único que puede tomar esta decisión. Fuentes próximas al mismo aclaran que no hay un protocolo fijo y se estudia "caso por caso". El criterio político, reconocen, es el que más pesa a la hora de actuar. Y hay pocos con más peso que Camps.

El momento político más intenso del escándalo Gürtel se produce además en un contexto de decepción poco disimulada por el resultado del debate del estado de la nación. Rajoy no logró imponerse al presidente del Gobierno con cuatro millones de parados sobre la mesa. La dirección del PP se quiere convencer, tras los resultados en Galicia y Euskadi, de que el escándalo Gürtel no tiene consecuencias electorales, pero es una presión añadida que todo suceda en vísperas de la campaña electoral de las europeas del 7 de junio, aquellas en las que Rajoy se jugaba su derecho a mantenerse en el puesto hasta las próximas generales.

Dos fechas clave

- El 'caso Gürtel' implica a una serie de empresarios, en prisión incondicional, que supuestamente sobornaban desde los años 90 a cargos del PP para beneficiarse de contratos de sus Administraciones. En Valencia, el presidente Francisco Camps tiene una íntima amistad con uno de los líderes de la trama, Álvaro Pérez, que ganó seis millones de euros en contratos. Pérez, supuestamente, le hacía importantes regalos a Camps, entre ellos trajes a medida.

El calendario judicial para aclarar el supuesto cohecho es, por ahora, el siguiente:

- Martes 19 de mayo. Declaran en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa.

- Miércoles 20 de mayo. Declaran por los mismos hechos el ex vicepresidente valenciano Víctor Campos, el ex asesor de la Consejería de Turismo Rafael Betoret y Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la trama empresarial en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 2009

Más información