Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Sexta final azulgrana en la Copa de Europa

El príncipe blanco y su amigo portero

Íntimos desde La Masia, Iniesta y Valdés lideran al equipo barcelonista rumbo a Roma

De La Masia a Stamford Bridge, de Stamford Bridge al Olímpico de Roma, Iniesta y Valdés, siempre juntos. Aunque a primera vista nadie diría que dos tipos tan distintos como ellos puedan congeniar de una manera tan sincera, lo cierto es que son tan amigos que se interpretan sólo con una mirada. Así que no debe ser casual que cogidos de la mano lideraran al Barcelona en el campo del Chelsea, uno parando todo lo parable y otro marcando un gol que vale una final de la Champions.

El suyo no fue un amor a primera vista, pero sí duradero. Cuando llegó a La Masia, el 17 de septiembre de 1996, Iniesta (Fuentealbilla, Albacete, 1984) era un niño de 12 años asustado "y con mucho carácter", recuerda Valdés (L'Hospitalet, Barcelona, 1982), así que sacó las uñas para hacerse respetar y chocó con Víctor, que vivía en las literas de La Masia desde el 21 de agosto de 1995 y ya lideraba el cotarro. No congeniaron hasta el día que Valdés le defendió en público. Hasta hoy. Inseparables, a Iniesta, su amigo Emili Ricard, fisio del Barcelona, le llama "el príncipe blanco". A Valdés le llaman Víctor, sin más.

"Hoy nos salvará Valdés", dijo Txiki a Guardiola antes de la semifinal

Uno parece poca cosa, pero es más fuerte de lo que aparenta, y por un problema de pigmentación es tan blanco que cuando llegó al primer equipo, Luis Enrique le preguntó cuánto tiempo había vivido en una cueva. Todo lo contrario de Valdés, "una roca", dice Xavi, cada vez más tatuado, cada vez más fuerte, cada vez más protagonista.

Ya se lo avisó Txiki Begiristain, el director deportivo, a Guardiola horas antes del partido: "Hoy nos salvara ése", le dijo señalando al portero. Acertó. Txiki sabe que Valdés se ha ganado la renovación, y Guardiola se la ha pedido. También sabe que es justo subirle el sueldo a Iniesta y Guardiola está de acuerdo. Valdés ha sido protagonista en la ida y en la vuelta, siempre contra Drogba, al que le paró todo lo que remató. "Lo de Víctor tiene un mérito terrible", le reconoce el cuerpo técnico al guardameta, "porque aparece poco, pero siempre en situación de máxima exigencia".

El Barça es el equipo que menos remates recibe a portería en Europa (32, con una media de 2,25 por partido). El tercero es el United con 43 (3,58). Valdés ha realizado 28 paradas y encajado 10 goles en los 11 partidos que ha disputado. Iniesta gritó su primer gol europeo en Stamford Bridge, pero su aportación, en los ocho partidos que ha jugado en Champions este año, es determinante. Es el quinto futbolista que más regates ha realizado (70), superado por Ribéry (98), Ronaldo (96), Messi (93) y Hulk (73), y el tercero que más faltas ha recibido (31), por detrás de Ribéry y Ronaldo. Además, es el que más tarjetas amarillas ha provocado (seis). Y ha rematado 19 veces a puerta, ha marcado un gol y ha dado una asistencia.

Valdés hace tiempo que no habla y sus razones tiene. Iniesta se mostró "contento por hacer feliz a tanta gente". "Mi casa es el Barcelona. Y en momentos como el de ayer, donde la gente salta de alegría, llora...". En momentos así, el príncipe blanco se abraza a su amigo portero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de mayo de 2009