Cosa de dos
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Previsiones

Lo escaso es caro y desconocemos el futuro. Añada a estos dos principios todas las fórmulas que quiera, y tiene a su disposición la ciencia económica. ¿Quiere especializarse en la cosa bursátil? Recuerde: el dinero no es cobarde; se limita a ser idiota y a sufrir ataques de histeria. Echar un vistazo a periódicos viejos resulta instructivo. En 1993 empezó a hincharse la burbuja de las "puntocom" y el mundo enloquecía con las nuevas tecnologías de la telecomunicación. Iban a conseguir que nuestra existencia convergiera en un solo aparato: el televisor. Sí, el televisor. El gran objetivo consistía en tener 500 canales interactivos y elegir para las películas el final que nos apeteciera.

Internet, cuando se mencionaba, era algo secundario. Entonces surgió AOL, cuyas acciones llegaron a cotizar a más de 100 dólares, y compró Time Warner. AOL sobrevive hoy gracias a los contenidos de Time Warner (Time, CNN, HBO).

Hace casi 10 años, apareció la fiebre del UMTS. Las compañías telefónicas pagaron fortunas para ofrecer con sus móviles la tecnología de última generación. Pero los usuarios no querían pagar mucho por ver películas en el móvil, sino pagar poco por enviar SMS con la tecnología antigua, la GSM.

Ahora consideramos acabada la industria de la información porque la información periodística fluye gratis, y nos parece que eso seguirá siendo así. Se trata de una coyuntura fugaz. Eliminemos los medios tradicionales (nadie produce nada por la cara) y la información periodística dejará de fluir. Sólo fluirán teorías conspirativas (ya saben, la gripe mexicana se creó para asesinar a Obama) y propaganda del poder. Es posible que eso ocurra. En ese caso, lo más probable es que alguien tenga una idea brillante y se forre vendiendo información fiable.

Volvemos a lo de antes: lo escaso es caro y desconocemos el futuro. Considerando lo segundo, y ateniéndonos a la idiotez del dinero, mejor no me tengan en cuenta el arrebato de optimismo del párrafo anterior.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS