Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:33ª jornada de Liga

"La necesidad nos hizo ganar"

Juande celebra que, por fin, el Madrid haya acortado su desventaja respecto al Barça

Lo había advertido el sábado. Las miradas debían posarse en el campo. "Esto es un Sevilla-Madrid, no un Sevilla-Juande", recordó el técnico madridista. Reaparecía en el Sánchez Pizjuán tras su marcha al Tottenham, pero no lo pisó hasta un minuto antes del inicio del encuentro. En medio de un enjambre de fotógrafos, se resguardó en el banquillo. Cuando se levantó la primera vez, el protagonismo estaba ya en el césped y Renato había adelantado al Sevilla. La última, fue tras el gol de Marcelo y el pitido final, cuando se dirigió a saludar a su homólogo, Manolo Jiménez. "Ha sido como esperaba.

Viendo la prensa, no me ha sorprendido. La indiferencia habría sido lo más duro, que no se hubieran acordado de mí. Pero, por lo visto, sí que he dejado huella", dijo respecto a los reproches, silbidos y billetes falsos lanzados contra él por los aficionados sevillistas.

La huella que dejó ayer el Madrid es de las que perduran. Sumó su octava victoria y superó su récord de triunfos consecutivos a domicilio, del curso 1960- 1961. Aunque su cara se mantuvo hierática, con apenas síntomas de alegría, Juande reconoció sentirse aliviado: "Tengo una sensación muy agradable. Llevábamos 17 victorias y no conseguíamos reducir la ventaja del Barça. Ver que eso no se reflejaba en la clasificación era muy duro. Pero ahora lo hemos conseguido. La necesidad nos ha hecho ganar".

Marcelo, que sentenció el encuentro con el cuarto gol, ya en el descuento, se mostró pletórico. Por su tanto y por lo que significaba: "Ha sido un partido muy duro, como esperábamos. Hemos conseguido marcar y hemos ganado.

Tenemos que seguir así para acercarnos más a la Liga. Creo que el equipo está muy unido. Eso es lo más importante". Las palabras de Metzelder acariciaban la épica: "Jugamos mal, pero peleamos como leones". Torres vino a decir lo mismo: "Era un partido muy complicado y creo que hemos demostrado mucha valentía".

Juande, sin embargo, no lo vio tan claro al principio: "En los primeros 20 minutos han salido muy fuertes. No lográbamos mantener la posesión del balón. Pero al final de la primera fase han sido nuestros. Marcar el gol antes del descanso ha sido determinante. A fin de cuentas, los partidos duran 90 minutos".

En eso coincidió con Jiménez. La diferencia es que el técnico sevillista habría preferido que el lance hubiese durado tan sólo media hora: "Con ser superiores durante 30 minutos no es suficiente. Hay que saber rematar los partidos. El empate nos ha hecho mucho daño".

Todos los jugadores del Sevilla hicieron el mismo análisis. El empate, antes de enfilar hacia el vestuario, cayó como una losa. "Hemos tenido al Madrid en su campo e irte con el 1-1 te afecta. Con las muchas ocasiones de que hemos dispuesto... Nos habría gustado irnos a la segunda parte de otra forma y no con el empate, pero fuimos perdiendo el sitio. Ellos comenzaron a coger rechaces y a conectar entre los mediocentros", dijo Prieto.

Al cuadro andaluz se le han escapado 12 puntos en las cuatro últimas jornadas. Ante la crudeza de los números, Jiménez sólo halló una explicación: "Ha sido un cúmulo de errores y estamos fallando demasiado". "Es el momento de reflexionar y solucionarlo", concluyó. Sus jugadores quisieron salir al paso y mostrarle su apoyo. "Manolo está como nosotros, jodido", explicó Diego Capel. "Hay que levantarse y seguir. Ante el Villarreal hay que darlo todo para conseguir la victoria", enfatizó Navas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de abril de 2009