Los grupos del Bloque llaman al diálogo tras el triunfo de la UPG en las asambleas

Las otras dos opciones celebran que nadie alcanzase la mitad de los delegados

1.120 delegados representarán a la UPG en la Asemblea Nacional del BNG el próximo 10 de mayo. Las listas encabezadas por el concejal de Seguridade de Pontevedra Guillerme Vázquez bajo el nombre de Alternativa pola Unidade se impusieron el sábado en los cónclaves comarcales de la organización nacionalista y alcanzaron el 46,9% de los 2.500 delegados del congreso.

El sector quintanista, que presentaba al portavoz parlamentario del frente Carlos Aymerich, logró 845 delegados, un 35,4%. La tercera opción, reunida en torno al Encontro Irmandiño de Xosé Manuel Beiras pero sin líder explícito, se quedó en un 15,8% y 377 representantes.

La UPG, que calificó de "buenos" los resultados obtenidos, venció en 12 de las 24 asambleas comarcales y demostró una extraordinaria fortaleza entre los afiliados nacionalistas de los entornos urbanos: A Coruña, Ferrol, Compostela, Pontevedra o Lugo Centro. A pesar de que Máis BNG, la candidatura que aglutinaba a los cercanos al ex vicepresidente de la Xunta Anxo Quintana, se hizo con la más delegados que las otras dos opciones en 11 zonas -sus apoyos crecen en el entorno de Ourense-, la diferencia no llegó para compensar la ventaja de Alternativa pola Unidade.

"Se refuerzan los grupos que tienen acceso a los censos", denuncian los críticos

"Se logró una participación masiva en las comarcales", explicaron desde la lista de Guillerme Vázquez. Máis BNG cifró en más de 4.200 militantes -de un total de 8.000- los participantes en las reuniones previas a la asamblea de mayo. También Encontro Irmandiño, que junto a Esquerda Nacionalista y Unidade Galega integraba Listas Abertas, destacó la "elevada participación" de la militancia e incluso el "buen tono" en el que discurrieron los debates.

Alternativa pola Unidade ya expresó, a última hora del sábado y aún sin los resultados definitivos, su voluntad de "hablar con todas las candidaturas sin exclusiones". "La gran audiencia de las asambleas expresa una tendencia dentro del debate de ideas", aseguraron desde la candidatura hegemónica.

Xosé Constenla, que forma parte de la dirección de Encontro Irmandiño, consideró "positivo que en el BNG no existan mayorías". Y aunque durante los últimos cuatro años una alianza entre Anxo Quintana y la Unión do Povo Galego ha dominado el frente nacionalista, los irmandiños no disimulaban su satisfacción por convertirse en "llave en un proceso de negociación".

"El pacto entre UPG y quintanistas entra dentro de lo factible", admitió Constenla, "de hecho ya pactaron el documento político del plenario sino explicítamente, sí de facto". Pero para los críticos del BNG, que sumaron apenas la sexta parte de los 2.500 delegados, ese acuerdo condujo "a unos resultados electorales negativos y a unas tensiones internas de una magnitud desconocida". Al mismo tiempo, el grupo de los beiristas denunciaba el "refuerzo de los grupos de la organización con más facilidad para elaborar las listas y con mejor acceso a los censos de militantes, ya que los trabajadores de los locales son suyos". "En el BNG nos importa la confrontación de ideas y no de personas", concluyó Constenla. La Asemblea Nacional discutirá la enmienda irmandiña al documento político después de que lo aprobasen los militantes de Lugo Sur y O Condado.

Máis BNG analizará hoy públicamente la situación del partido de cara al congreso de mayo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS