Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RYANAIR / EASYJET | Laboratorio de ideas

Una coyuntura, dos caminos

Cómo deberían las aerolíneas baratas afrontar la recesión? Easyjet y Ryanair, las mayores aerolíneas de bajo coste de Europa, afrontan una dura decisión: expandirse con rapidez, y quizá equivocarse, o proceder con cautela, y quizá perder una gran oportunidad. Porque sin duda hay una oportunidad. Las recesiones pueden ser buenas para estas empresas porque los pasajeros intentan evitar las aerolíneas tradicionales, que cobran más. Easyjet declaraba que sus ventas habían aumentado un tercio en el último trimestre de 2008. Y el mercado de bajo coste en Europa no está tan maduro como en Estados Unidos, donde Southwest anunciaba la primera pérdida trimestral desde su creación y una reducción de capacidad.

Ryanair está, como siempre, escogiendo el camino arriesgado. Los analistas esperan que aumente su capacidad casi un 20% este año, frente al 5% de Easyjet. Pero la recesión podría dar más oportunidades a esta última, de menor tamaño: compite directamente en los principales aeropuertos con las grandes aerolíneas, que están en serios apuros, y no tendrá muchas oportunidades mejores para atacar.

Ryanair corre el riesgo de ser demasiado audaz. Para llenar sus nuevos aviones tendrá que recortar mucho el precio de sus billetes. La compañía calcula un descenso del 20% en el primer trimestre y la mayoría de los analistas apuesta por una caída anual del 10%. Un cálculo optimista porque uno de sus mercados clave, Irlanda, sufre una profunda recesión.

Probablemente, Ryanair puede permitirse correr riesgos. Ambas aerolíneas tienen unos resultados fuertes, pero Ryanair tiene los costes más bajos del sector. Espera ahorrar 500 millones de euros en gastos de combustible, mientras que Easyjet ha negociado los suyos a precios elevados. El mercado estima unos beneficios antes de intereses e impuestos de 688 millones de euros en el año que concluye en marzo de 2010 para Ryanair, según Thomson Banker, mientras que Easyjet podría ganar 136 millones en el año que termina en septiembre de 2009.

Aun así, puede que a Ryanair le preocupe más la posibilidad de excederse de lo que parece. En una reciente encuesta entre sus pasajeros sobre los conceptos por los que debería cobrar más, la palma fue para un "impuesto sobre la grasa" a los pasajeros con exceso de peso. Hasta para Ryanair, una empresa loca por la publicidad, suena un poco desesperado. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 2009