Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menos muertos en vacaciones que a diario

La Semana Santa registró una media de 4,6 fallecidos al día en la carretera, frente a los 5,1 del resto del año - El 23% de las víctimas no llevaba cinturón

Las cifras de accidentes de tráfico van siempre cargadas de dramas personales y además trasladan advertencias y mensajes. El de esta Semana Santa es especialmente importante porque confirma una mayor prudencia de los conductores al volante. Con los mismos desplazamientos que hace dos años -cuando murieron 103 personas- y sin que aparentemente otro factor haya alterado la escena de las carreteras españolas, se ha registrado la cifra de fallecidos más baja (48) desde que existen estatísticas.

En el caso de este periodo vacacional esto se une a otro dato histórico: nunca hasta ahora la media de fallecidos diarios en Semana Santa había sido menor que la del resto de los días de año. Según las estadísticas de la Dirección de Tráfico, entre el 3 de abril a las tres de la tarde y las doce de la noche del pasado lunes, la media diaria de personas que perdieron la vida en accidente fue de 4,6, mientras que en lo que va de 2009 esa media está en 5,1. Hace cinco años era de 12. En estos días de vacaciones se han producido 18 muertes menos que el año anterior, que acabó con la vida de 66 personas, lo que supone una reducción del 27%.

Fallecieron 48 personas, la cifra más baja desde que existen estadísticas

La perspectiva estadística de los últimos años es impresionante. Hace sólo 19 años la Semana Santa se cerró con casi 200 fallecidos. Y hace sólo 10 años perdieron la vida 176 personas.

Medidas de impacto como la implantación del carné por puntos, el endurecimiento de las penas contempladas en el Código Penal por delitos relacionados con la Seguridad Vial y una amplia red de radares han ido forjando una tendencia que se ha nutrido con un binomio de represión y concienciación, y ha permitido evitar miles de muertes sobre el asfalto.

En lo que va de año se han contabilizado 70 muertes menos que en 2008, por lo que, de momento, 2009 se convierte en el sexto año consecutivo en el que baja el número de fallecidos; los muertos y también los heridos graves, aquellos que permanecen más de 24 horas en el hospital y que en muchos casos arrastran secuelas que cambian radicalmente su vida. El año pasado fueron 365; este año, 264.

En la presentación del balance de la Operación Especial, al recordar cómo en dos años se ha reducido el número de muertos en Semana Santa a la mitad, Alfredo Pérez Rubalcaba se permitió un chascarrillo: "Hace dos años el director [de Tráfico] hizo una apuesta que gracias a la magnanimidad del ministro no le costó la cabeza". Se refería el ministro del Interior a la Semana Santa de 2007, cuando Pere Navarro aseguró que los fallecidos no llegarían al centenar; finalmente fueron 103. Su atrevimiento le costó un aluvión de críticas y peticiones de dimisión. "Sin triunfalismos, pero estamos consiguiendo los objetivos", subrayó ayer Rubalcaba.

El desglose de lo que han sido las vacaciones sobre el asfalto, donde se han producido 300.000 trayectos de largo recorrido más que los inicialmente previstos, ofrece un dato alarmante: el 23% de las personas fallecidas y el 4% de los heridos graves no llevaba abrochado el cinturón. "La conclusión es: por favor, póngase el cinturón de seguridad", pidió el ministro.

También destaca que, pese al descenso general, en cinco comunidades la mortalidad en siniestros de circulación ha crecido (ver gráfico). La peor franja horaria fue la comprendida entre las dos y las ocho de la tarde; el tramo de edad de mayor descenso de víctimas mortales fue el de las personas entre 15 y 24 años; el 70% de los siniestros con fallecidos se produjo en carreteras de un solo carril por sentido, y el número de motoristas muertos descendió un 40%, de 10 a 6.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de abril de 2009