Denuncian los asentamientos chabolistas de Huelva

"Hay que ver para creer. Impresionante todo lo que he visto. Me he quedado sin palabras. No imaginaba que la situación era tan deplorable. Es peor de lo que pensaba". Así se expresaba el presidente de la Asociación Alto Consejo de Malienses en España, Sidibe Moussa, tras visitar en Huelva los asentamientos chabolistas diseminados en los municipios freseros de Palos de la Frontera, Moguer y Lepe, donde malviven, según sus cálculos, unos 2.000 ciudadanos de Mali.

La visita de Sidibe Moussa ha tenido como cometido conocer in situ "la realidad" en la que se hallaban sus compatriotas y no quedarse con la denuncia que le llegaba de oídas. "Ha sido muy duro ver a todas estas personas abandonadas a su suerte, sin agua, sin alojamiento, durmiendo en el suelo, bajo plásticos, sin acceso al médico. Si uno cae enfermo mañana, morirá como una mosca", sostuvo Moussa. El presidente de este colectivo se quejó de que en Huelva no existan albergues para dar cobijo a estas personas como sí ocurre en otras provincias agrícolas del país.

Campaña fresera

Los inmigrantes que vagan por los campos onubenses han llegado a la provincia al calor de la campaña de la fresa, que se halla en el punto álgido de la recolección. Vienen procedentes de otros puntos de España (Huesca, Valencia, Almería o Jaén) tras probar suerte en las distintas campañas agrícolas. La mayoría logra trabajo en los tajos sin problema. Pero este año la crisis económica ha complicado las cosas. Y el hueco que desempeñaban los inmigrantes en la recolección de la fresa ha sido ocupado por los españoles que se han visto obligados a regresar al campo por el desplome de sectores como el de la construcción.

El presidente de la asociación detalló que el colectivo de inmigrantes que vaga por las fincas tiene entre 18 y 25 años. El 15% goza de situación regularizada en España, con permisos de trabajo y de residencia. Sidibe Moussa, tras toparse de frente con la cruda realidad, quiere actuar de mediador y tratar de buscar una salida a un escenario que califica de "lamentable". Hoy lunes y mañana martes repartirá alimentos entre los inmigrantes para "aliviar su dramática situación" y solicitará una reunión con la delegación del Gobierno en Andalucía para analizar el problema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de abril de 2009.