Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las últimas nevadas animan el final de la temporada de esquí

El sector confía en la Semana Santa para redondear un año excelente

La actual temporada de nieve en el Pirineo catalán será la más larga y la de mejores espesores de los últimos 40 años. Las estaciones de esquí han disfrutado de un invierno perfecto con copiosas nevadas desde la primera semana de noviembre, en la que La Masella se adelantó y abrió el curso el día 8, y prevé cerrar sus pistas el próximo 10 de mayo, al mismo tiempo que Boí Taüll. Serán en total seis meses y dos días de esquí interrumpido sólo por los días de tormenta, que han impedido abrir las instalaciones por seguridad, y no por la falta de nieve como era habitual en años anteriores.

Las cifras son récord: 152 días de explotación de las estaciones y espesores de nieve de hasta 10 metros en las cotas altas de las pistas. Pese a ello, el negocio de la nieve no superará al de la temporada 2005-2006, en la que se vendieron cerca de dos millones y medio de forfaits. "Por la crisis económica, no se llegará al récord de venta de abonos", señala Joaquim Alsina, gerente de la Asociación Catalana de Esquí y de Montaña (ACEM).

La crisis ha hecho que la actual temporada de esquí no sea histórica

"La crisis ha restado asistencia a cursillos y semanas blancas", añade Alsina. "Sin crisis, el negocio de la nieve estaría hablando de una temporada perfecta". El sector es reacio a dar cifras exactas, pero Alsina argumenta su afirmación con los datos que maneja de la venta de los seguros de la nieve que controla la ACEM. "A final de marzo, se vio que este año sería el segundo mejor de la historia, por detrás de 2006".

Ha nevado mucho y sólo dejó de hacerlo con intensidad a finales de febrero. Y ahora, cuando el curso debía preparar su clausura, otra intensa nevada y un descenso de temperaturas han dejado en las pistas de esquí del Pirineo 40 centímetros de nieve polvo. Un escenario ideal para la última semana estrella de la nieve del año: la Semana Santa.

La nevada de hace una semana y la del lunes pasado resucitaron la previsión de esquí para Pascua en Baqueira Beret, con unos nuevos grosores acumulados de 40 centímetros de nieve polvo. Los hoteles a pie de pistas ya han cubierto el 60% de ocupación para esta semana, según comunicó el centro, aunque espera que se llegue al 90%, si el tiempo acompaña. "Cuando la Semana Santa es a mediados de abril, como sucede este año, el turismo se reparte entre montaña y playa", explica Roberto Buil, director comercial del centro aranés. "Por eso, esta nevada va a venir muy bien a las estaciones, pues ha renovado la capa de nieve y ha traído frío", precisa.

La abundancia de nieve no elimina la incertidumbre de los esquiadores a la hora de decidir acudir a las pistas. La crisis, según los hoteleros de los valles de montaña, es la responsable. "Es una reacción a la crisis", explica Manuel Gil, presidente de hostelería de Vall d'Aran. "La gente no decide su destino de vacaciones hasta estar seguro de que hará buen tiempo y espera a ver si sale alguna oferta en el último momento". Baqueira Beret cerrará sus pistas el próximo 19 de abril y habrá contabilizado 149 días de explotación desde que abrió el 22 de noviembre. De estos casi seis meses, en la estación aranesa nevó 49 días.

Las últimas nevadas copiosas también han beneficiado a las estaciones gerundenses de La Masella, La Molina y Vallter 2000, que esperan una masiva llegada de esquiadores estos días. En La Masella, el temporal aportó entre 30 y 40 centímetros de nieve polvo y el martes tenía abierta todas sus instalaciones. La Molina y Vallter 2000 tienen previsto cerrar la temporada entre el 13 y el 19 de abril.

Las pistas de esquí de Andorra también afrontan la Semana Santa con sol y mucha nieve. Grandvalira alargará la temporada con la apertura parcial de sus pistas en los sectores de Pas de la Casa, Grau Roig, Soldeu y el Tarter, desde el 20 de abril al 3 de mayo con un forfait a un precio de 29 euros (el de una jornada habitual cuesta 44).

Entre los complejos nórdicos, la que no disfrutará de la clientela de Semana Santa es Tavascan, que ha dado ya por terminado la temporada con más de tres metros de nieve en sus pistas. Aransa, Guils-Fontanera y Lles (La Cerdanya) y Tuixent- La Vansa (Alt Urgell) estarán abiertos los fines de semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de abril de 2009