Primera intervención de una caja

Solbes descarta que haya más cajas en crisis

El Gobierno reitera que el sistema financiero español es "de los más sólidos del mundo"

Una decisión "menor y de trámite" que supone la primera intervención pública en una entidad financiera española desde 1993. El Gobierno se esforzó ayer en reiterar que el sistema financiero español es solvente, que las cajas también lo son, los depósitos de los ciudadanos no corren peligro, y que la intervención de la Caja de Castilla La Mancha no supone una inyección de dinero público sino sólo un aval del Tesoro (9.000 millones) imprescindible legalmente para que el Banco de España pueda sanear la entidad.

Los vicepresidentes, María Teresa Fernández de la Vega y Pedro Solbes, comparecieron a las siete de la tarde para dar cuenta de la decisión del Consejo de Ministros extraordinario, celebrado en domingo, pocas horas después de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero aterrizase procedente de Chile.

El vicepresidente considera el aval "una decisión menor y de trámite"
La caja realizó inversiones "más gravosas de lo que se había pensado"

Nada especial, según el Gobierno. Se trataba, dijo Solbes, de evitar "rumores", y la coincidencia en fin de semana fue "bienvenida" porque siempre es mejor tomar decisiones en el sistema financiero con los mercados cerrados. Además, apostilló Fernández de la Vega, el Banco de España había tomado la decisión de intervenir la víspera, el sábado.

En tres días, Zapatero acudirá a la cumbre del G-20 con el mensaje de que el español es "uno de los sistemas financieros más serios del mundo" y de que "España es uno de los pocos países que no se ha visto obligado a inyectar dinero público en el capital", en palabras de Solbes. La decisión de ayer "no es una nacionalización", subrayó.

Solbes quitó importancia a la intervención de la caja castellanomanchega en el sentido de que supone sólo el 1% de los activos del sistema bancario españo. Esa misma cifra la destacó el Banco de España, que agregó en un comunicado que "quiere insistir en que el sistema financiero español sigue siendo sólido, aunque no puede ser inmune a la crisis financiera internacional"

En cuanto a CCM, según dijo Solbes, no tiene "un agujero negro financiero", sino problemas "transitorios" de liquidez. Se curó en salud al admitir que "si persisten los problemas de liquidez nadie es inmune a largo plazo".

"El patrimonio neto de la entidad es positivo, la caja es solvente a día de hoy y la intervención se produce para que siga siéndolo", sostuvo el vicepresidente, a la espera de una solución definitiva. Una parte de ese patrimonio es "ilíquido", no se puede vender en las circunstancias actuales, y de ahí la necesidad de liquidez.

Solbes admitió que "tal vez" la Caja de Castilla La Mancha haya realizado inversiones que en el actual contexto han resultado "más gravosas de lo que se había pensado". No citó ninguna.

Los ciudadanos que tengan sus ahorros en la entidad podrán sacarlos mañana si lo desean "y también abrir una cuenta", dijo Solbes. En definitiva, la intervención "va a dar más confianza" al sistema y a los clientes de la entidad.

Nada que ver con la anterior intervención de una entidad financiera de relieve por el Banco de España, la de Banesto en 1993, ya que se trataba de un banco mucho "más importante", arguyó Solbes. El vicepresidente se declara "bastante tranquilo con las cajas" y sostiene que "no hay ninguna otra en las mismas circunstancias".

Es más, los 9.000 millones de aval que presta el Tesoro no serán necesarios en su totalidad, sólo entre 2.000 y 3.000 millones. La posibilidad de que sea preciso utilizar todo el aval "no es un escenario realista", a juicio de Solbes.

Así que el enorme colchón adicional es sólo por si acaso, para no tener que aprobar otro real decreto ley si la cifra que ahora se precisa para el funcionamiento normal de la caja crece en un futuro. Esos 9.000 millones salen de la partida de 100.000 aprobados en los Presupuestos para avalar las emisiones de entidades. Ésta es la primera vez que se utiliza ese fondo para solventar una crisis de liquidez. El Gobierno aprobó ayer este uso por un decreto-ley que, junto a la resolución del Banco de España, fue publicada ayer mismo en una edición electrónica especial del Boletín Oficial del Estado.

¿Qué sucede si finalmente se ejecuta el aval prestado por el Tesoro? El Fondo de Garantía de Depósitos de las Cajas de Ahorros está obligado a devolver el porcentaje del importe ejecutado que corresponda a los fondos garantizados de la entidad a fecha actual. Desde septiembre, cada depositante tiene garantizado un máximo de 100.000 euros. Si el total de los depósitos garantizados de la entidad suponen, por ejemplo, un tercio del pasivo total y el aval ejecutado supone 1.000 millones, el Fondo de Garantía deberá reembolsar al Tesoro un tercio de esos 1.000 millones. De ese modo, el Estado se asegura de recuperar una parte del posible aval ejecutado.

El vicepresidente económico explicó que la intervención de la caja se produce después de dos intentos de resolver el problema de Caja Castilla La Mancha en el ámbito de la empresa privada, al fracasar los intentos de fusión con Ibercaja y Unicaja.

Tanto Solbes como el Banco de España resaltaron que sus decisiones están "plenamente en línea" con los principios acordados en el Congreso de los Diputados el pasado 17 de marzo sobre la estrategia de reestructuración del sistema financiero español. Esa especie de hoja de ruta incluye garantizar los fondos de los depositantes y minimizar el coste de la intervención para el erario público.

Respecto a las eventuales responsabilidades de los ya cesados administradores de la caja, Solbes no cree que "haya que hacer nada más con los gestores". Los nuevos administradores de la caja son los inspectores del Banco de España Jorge Pérez Cerdá, Carlos Miguel Hervás y Raúl Hernández.

De las responsabilidades políticas, ninguna pista. El Gobierno de Castilla-La Mancha, que fue informado por el Ejecutivo al igual que los portavoces parlamentarios de los partidos políticos, considera positiva la intervención y se muestra confiado en que acalle los rumores sobre la insolvencia de la entidad.

El Gobierno no entró a aventurar qué futuro le espera a la Caja de Castilla La Mancha (Banesto fue subastado en su día y fue adquirido por el Santander), pero lo más probable es que los nuevos administradores traten de sanear la entidad realizando activos para luego tratar de fusionarla o de vender sus activos en su conjunto o por partes.

Fernández de la Vega y Pedro Solbes, al término de la conferencia de prensa de ayer en el palacio de la Moncloa.
Fernández de la Vega y Pedro Solbes, al término de la conferencia de prensa de ayer en el palacio de la Moncloa.LUIS SEVILLANO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción