Reportaje:NBA

LeBron por fin se parece a Jordan

El alero catapulta a los Cavaliers con números comparables a los de la leyenda de los Bulls que le hacen favorito a MVP

Paul Pierce y Kevin Garnett, perplejos por el boato del séquito que le acompañaba y la pinta de Blues Brother con la que les salió al encuentro, debieron de pensar que la voluminosa caja que les regaló LeBron James contenía una bomba. Fue en un hotel de Phoenix, con ocasión del All Star. Archirivales en la pista, sus equipos, los Celtics y los Cavaliers, están destinados a competir por la supremacía en la Conferencia Este como sucedió ya la pasada temporada en unas semifinales apasionantes. Ganaron los Celtics (4-3), que luego repasaron a los Pistons y a los Lakers. Desde entonces, con el intervalo que le llevó a Pekín para ganar la medalla de oro, James vive obsesionado con el anillo que distingue a los campeones de la NBA. ¿MVP? "Estoy contento de no estar entre quienes lo eligen. Hay un montón de candidatos. Yo mismo, Kobe

"Cada vez brilla más y hace mejores a sus compañeros", dice su técnico, Mike Brown
Esta temporada lleva de media un punto, 2,4 asistencias y 2,2 rebotes más que Kobe

Dwyane, Dwight, Chris... Todos mis esfuerzos los centro en que mi equipo gane cada partido. Eso es todo", afirma LeBron.

Con ese empeño, el 23 de los Cavaliers se acerca a los mejores números de Michael Jordan en una temporada regular. Según los baremos que relacionan todas las estadísticas -puntos, rebotes, asistencias, pérdidas, recuperaciones, minutos jugados, etc-, LeBron sólo sería superado por el voraz Jordan de la temporada 1987-1988, en la que los Bulls cayeron en las semifinales ante los Pistons. Por supuesto esas estadísticas computan a partir de la década de los ochenta. Por ejemplo, Wilt Chamberlain las ridiculizaría con sus promedios en 1960: 37,6 puntos y casi 27 rebotes.

El Jordan de 1988 todavía afinaba su portentoso talento y no había logrado el primero de sus seis anillos. Promedió 35 puntos por partido. LeBron no llega a los 29, pero el de los Cavaliers lo compensa con su mejor producción en rebotes y asistencias. "Cada vez exhibe una mayor capacidad para brillar en todas las posiciones de la cancha y, por supuesto, de abanderar a su equipo y hacer mejores a sus compañeros", dice de él su entrenador Mike Brown. A sus 24 años, cumple su sexta temporada en la NBA. Tiene tiempo, máxime si se comprueba que Magic Johnson tardó ocho temporadas en ser elegido MVP, Olajuwon, diez, y Kobe Bryant, doce.

Esta vez, LeBron tiene todas las cartas en la mano. Estadísticamente no hay color. Sus números son los mejores. Por ejemplo, promedia un punto, 2,2 rebotes y 2,4 asistencias más que Kobe Bryant. Dwyane Wade ha vuelto a relanzar su candidatura con una serie de espléndidos partidos, aunque su equipo, los Heat, suma 20 victorias menos que los Cavaliers y no llegará al mínimo de 50 que hasta ahora se exigían para poder ser elegido en la votación que realizan 125 periodistas cuando concluye la temporada regular, el 15 de abril. Sea designado o no, LeBron ha demostrado su capacidad para despuntar en todas las facetas del juego y responder a las enormes expectativas que despertó cuando fue elegido en la primera ronda del draft de 2003, tras haber firmado un contrato de 90 millones de dólares con una multinacional de ropa deportiva. Seis años después, The King, como le apodan, está listo para subir al trono.

LeBron James lanza a canasta en un partido contra Minnesota.
LeBron James lanza a canasta en un partido contra Minnesota.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 29 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50