Los políticos se apuntan a la batalla naval

Populares y socialistas alimentan la bronca sobre las regatas para Valencia

Los políticos valencianos también juegan a la guerra de barcos los fines de semana. La consejera de Turismo, Angélica Such, decidió alimentar ayer la bronca abierta el pasado miércoles en el Consorcio de la Copa del América, donde la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, se comprometieron a pagar 20 millones de euros de canon al millonario suizo Ernesto Bertarelli por celebrar dos regatas sin saber si éstas formarán parte de la Copa del América, la competición de vela que pende de la decisión de los tribunales americanos. La ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, se negó a pagar un precio que considera "exorbitante" por unas regatas que no forman parte de la Copa del América.

La consejera de Turismo reiterpretó lo sucedido y acusó ayer al Gobierno de negarse a pagar el canon de la próxima edición de la Copa del América. Tras acusar al Gobierno de no "velar" por los intereses de los valencianos, la consejera de Turismo recuperó los datos macroeconómicos de la 32 Copa del América, cuando la economía crecía a ritmos de vértigo con el viento a favor, para justificar la conveniencia de pagar los 20 millones de euros a Bertarelli por una regata en julio y otra en octubre en Valencia.

A la guerra de barcos se apuntó con prontitud el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, que tachó las manifestaciones de la consejera de "modelo de irresponsabilidad y cinismo". "No parece lógico que se ponga de manifiesto la importancia del evento para Valencia y la consejera de Turismo no haga hincapié en que el Consell liquide su deuda de muchísimos millones de euros al Ayuntamiento, lo que le permitiría pagar cualquier tipo de regata que quiera llevar a cabo", dijo Peralta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 29 de marzo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50